MiSabueso/Esotérica/Sueños


Sueños de Niños

Significado de Soñar con Niños

Soñar con Niños

Soñar con niños abre las puertas a nuestro propio niño interior puesto que, sin importar nuestra edad, normalmente todos llevamos siempre en nuestro interior una parte infantil y curiosa. Un sueño con niños puede estar indicando que es momento de ponernos en contacto con ese lado infantil, que generalmente elegimos suprimir, permitiéndonos regresar a un estado de inocencia que posiblemente hayamos tenido que reprimir en el pasado. En general soñar con niños pequeños es un buen augurio, usualmente presagiando cosas buenas para el soñante. No obstante, hay que tener en cuenta que, como en todos los sueños, para interpretarlos correctamente es importante tomar nota especialmente de las emociones que los diversos símbolos nos producen, así como del contexto y demás símbolos en el sueño, y particularmente el contexto del soñante en su vida, por ejemplo, padres que han sufrido la pérdida de un hijo suelen soñar con él hasta que pueden aceptar que ya no se encuentra físicamente con ellos.

En términos generales, ver niños en nuestros sueños indica que nos sentimos felices, vivos, creativos y abiertos a las oportunidades. Con frecuencia este sueño señala que estamos preparando el terreno para futuros cambios en nuestra personalidad, sin embargo, también puede ser indicador del deseo de regresar a nuestros orígenes y descubrir nuestro verdadero yo. Aunque el sueño también podría simplemente tratarse de la expresión de un deseo de lograr la paternidad o maternidad.

El hecho de que nuestro sueño involucre a un niño muestra que tenemos una relación compleja con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. Con mayor frecuencia, el niño en nuestro sueño simboliza a aquel que llevamos en nuestro interior, que anhela ser libre y nutrido.

¿Qué significa soñar con niños?

Soñar con niños tiene múltiples significados, pero en líneas generales, con mayor frecuencia son la representación del encuentro con el niño que llevamos dentro o nuestra añoranza de la infancia. Este tipo de sueños simbolizan la inocencia, el juego, la simplicidad y el sentido del cuidado y la responsabilidad. Más frecuentemente los sueños con niños quieren decir que estamos activando un nuevo comienzo, una nueva perspectiva, un talento latente, la espontaneidad y confianza en nosotros mismos. El sueño sugiere que estamos ansiosos por aprender y posiblemente sea también reflejo de una necesidad de simplicidad e inocencia. Los jóvenes pueden simbolizar nostalgia por una vitalidad perdida, y posiblemente una necesidad de rejuvenecimiento. Soñar con ver a muchos niños hermosos suele augurar una gran prosperidad y bendiciones, aunque también puede referirse a obstáculos y dificultades con los que deberemos lidiar. Por el contrario, soñar con niños que por alguna razón nos parecen feos, poco agraciados, o nos producen malestar, habla de próximos disgustos.

Soñar con niños puede además simbolizar nuestras necesidades emocionales internas, puede indicar que queremos volver a un estado y forma de vida menos complicados; con frecuencia este sueño se asocia a algo que anhelábamos en el pasado, o manifiesta el deseo de satisfacer algún deseo reprimido o esperanza incumplida. Emocionalmente, soñar con niños puede estar marcando el deseo de regresar a una etapa de la vida en la que teníamos pocas responsabilidades y preocupaciones, aunque también es posible que nuestro subconsciente esté señalando nuestra propia inmadurez y la necesidad de resolver una ansiedad infantil, o un problema que no hemos querido abordar y hemos enterrado durante mucho tiempo. El significado de este sueño también puede estar apuntando a nuestra vulnerabilidad. Una connotación negativa de los sueños con niños es que pueden reflejar sentimientos de indefensión, propios o de otras personas; impotencia por no lograr superar desafíos que se nos han presentado. Igualmente pueden reflejar sensaciones de falta de capacidad, o de experiencia, que nos impiden enfrentar dificultades porque nos sentimos agobiados por problemas que nos parecen demasiado grandes. En este mismo sentido, los niños de nuestro sueño pueden simbolizar problemas que están fuera de control o nuevos proyectos que se están tornando frustrantes, haciendo que nos sintamos vulnerables, cándidos e inocentes.

Los sueños con niños pueden también referirse a nuestro potencial espiritual; tanto en la historia como en la mitología suelen aparecer niños divinos que terminan convirtiéndose en héroes o sabios, por ejemplo, Hércules, quien siendo muy pequeño estrangula a dos serpientes; o Jesús, que luego es el Cristo que salva a la humanidad. Son estos niños quienes simbolizan el verdadero “Yo” de cada ser humano quienes muestran que, aunque somos vulnerables, tenemos una gran capacidad de transformación. De acuerdo con la Cábala, la aparición de niños en nuestros sueños representa la inocencia, ingenuidad y las ganas de aprender que benefician el desarrollo intelectual.

Soñar que vemos a un niño entrar al recinto en que nos encontramos por lo general es representación de pequeños problemas que podrían presentarse, pero sin que estos lleguen a perjudicar una atmósfera serena. Soñar que despertamos para revisar que nuestros niños están bien manifiesta recuerdos de nuestra propia infancia.

Los sueños en los que vemos uno o más niños haciendo travesuras suelen ser una advertencia de nuestro subconsciente respecto a un exceso de formalidad y seriedad de nuestra parte, que posiblemente sólo nos esté produciendo estrés, sería una buena idea intentar dejar de lado, por lo menos un poco, nuestra rigidez con respecto a la vida y las responsabilidades, e intentar relajarnos y disfrutar de la vida.

Soñar que nos encontramos caminando y seguimos a un niño o a un animal indica que deberíamos confiar más en nuestros instintos, y no crearnos problemas donde no los hay al intentar racionalizar una situación a toda costa. Un sueño en el que vemos niños subiendo por una escalera, o escalando de alguna manera, es por lo general reflejo de nuestro niño interior que lucha por llegar a la cima y tener éxito.

Si vemos en sueños a un niño cayendo, es a veces augurio de preocupaciones en el campo afectivo, pero también puede significar que nuestro hijo interior puede estar sintiéndose derrotado y demasiado crecido. En términos generales, los niños que en nuestros sueños están en problemas, y que logramos rescatar, indican que hay alguien a nuestro alrededor que se siente indefenso y puede estar necesitando nuestra ayuda o cuidados de manera prioritaria. Por otra parte, vernos salvar a un niño también puede significar que estamos salvando una parte de nosotros mismos que está en riesgo de perderse.

Soñar que vemos a nuestro hijo enjaulado o encerrado de cualquier otra manera, ya sea que este hijo sea real o no, indica que tenemos problemas para expresar nuestro lado más divertido y juguetón.

Soñar con ver a un niño dormir puede indicar que existe alguien que envidia nuestra tranquilidad. Las babas de los niños auguran suerte y generosidad, por lo que si en este sueño el niño que duerme las tiene, quiere decir que la envidia de otros no nos afectará.

Soñar con zapatos y vestidos de cuando éramos niños puede revelar dificultades para asumir responsabilidades, pero también miedo a la soledad y deseos de regresar a un ambiente seguro. En sueños, un coche de niño habla de nuestro espíritu maternal; si en nuestro sueño lo estamos empujando augura una gran satisfacción familiar, suerte y momentos llenos de alegría, pero si el coche está vacío, denota problemas de esterilidad.

Un sueño con niños tristes puede ser un intento de sacar a flote un sentimiento de desilusión que estamos experimentando, aunque tradicionalmente se cree que soñar con niños tristes y decepcionados puede denotar algunos problemas causados por nuestros enemigos, pero si en el sueño jugamos con estos niños todos nuestros proyectos y relaciones personales saldrán avante.

Soñar que golpeamos a un niño suele indicar que estamos aprovechándonos de alguna persona, pero también puede ser reflejo de nuestro comportamiento en la vida despierta, en la cual posiblemente tengamos tendencia a tratar cruelmente a otros, más comúnmente, a niños. Sueños en los que nos vemos escondiendo a un niño son por lo general reflejo de una sensación de culpa que sentimos por algún acto realizado.

Soñarse abandonando niños a su suerte puede significar que se corre el riesgo de perder todo lo ganado a causa de nuestras imprudencias y errores.

Soñar con niños pequeños

Soñar niños pequeños o bebés es siempre un buen símbolo que sugiere cosas buenas para el soñante en el futuro inmediato. Cuando soñamos con bebés es generalmente indicación de que nos encontramos a la puerta de una evolución mental o espiritual. En ocasiones cuando estos sueños reflejan el entorno de nuestra propia infancia, pueden ayudarnos a recuperar muchos recuerdos que al final van a permitirnos entender algunas de nuestras reacciones en el presente. Soñar con que tenemos un bebé o un niño andrógino simboliza que tenemos el potencial para apreciar una amplia gama de habilidades en las personas que nos importan o a quienes cuidamos.

Soñar con un bebé o un niño pequeño que llora es señal de que posiblemente estemos intentando llevar a cabo un trabajo o un negocio sin prestarle la atención necesaria, este negocio podría ser una buena oportunidad, pero es necesario que prestemos mayor atención si queremos obtener sus frutos. Por otra parte, soñar con bebés o niños pequeños felices y sonrientes suele suceder cuando llevamos algún tiempo trabajando en alguna idea o proyecto que nos resulta grato y fácil, sin que necesariamente se trate de algún asunto de trabajo; podría ser una nueva pareja, una nueva casa, o incluso los preparativos de una boda u otro evento social o familiar.

Soñar con niños desconocidos

Soñar con niños que en la vida despierta no son nuestros, y que más posiblemente no conocemos de nada, refleja algunos aspectos que se están desarrollando en nuestra vida, pueden ser situaciones que estamos por abordar o por las cuales hemos renovado nuestro entusiasmo, principalmente relacionadas con nuestra creatividad o ideas. Los niños desconocidos que se presentan en nuestros sueños son a menudo símbolo de ideas o situaciones nuevas llegando a nuestra vida, por lo general cosas que no habíamos considerado previamente; de manera negativa este sueño puede representar cargas, responsabilidades o problemas que deberíamos atender inmediatamente.

Alternativamente, soñar con un niño extraño podría referirse a nosotros mismos; en particular, podría ser importante intentar recordar el comportamiento de ese niño; si era amistoso o antipático, si estaba sonriendo o haciendo berrinches, y podríamos así encontrar el significado de este sueño relacionándolo a nuestro propio comportamiento en la vida. Un niño que en sueños se comporta de una manera egoísta, o con falta de consideración, puede ser una imagen de nuestras propias deficiencias y reflejar que en algunas oportunidades nos comportamos de manera infantil.

Soñar con niños jugando

Tradicionalmente, ver en el suelo a niños jugando felices o estudiando significa éxitos en muchos sentidos en el futuro inmediato. Soñar con niños jugando es también muy a menudo símbolo de nuestra compasión respecto a los niños y la infancia.

Un sueño en el cual nos encontramos jugando con niños suele indicar que sentimos cierta nostalgia por la sencillez e ingenuidad de la infancia, y, en general, soñarse jugando con niños es un buen presagio, pues puede significar que todos los asuntos del soñante se desenvuelven satisfactoriamente.

Ver niños jugando en un carrusel u otros juegos similares es usualmente símbolo de negligencias y descuidos.

Soñar con niños enfermos

Los niños infelices o enfermos en nuestros sueños suelen indicar la existencia de asuntos a nuestro alrededor de los cuales debemos preocuparnos. En un sentido diferente este sueño también puede ser señal de que nuestro niño interior desea ver la luz, pero está sufriendo debido a que no estamos disfrutando de las cosas simples de la vida; este sueño puede estar invitándonos a hacer las cosas que amamos, de una manera libre, y sin dejarnos atormentar por las consecuencias.

Una madre que sueña que sus hijos están enfermos sin que lo estén en la vida real, puede significar que se encuentra preocupada por asuntos diversos relacionados con ella misma y su hogar. Tradicionalmente, para una madre, soñar con su hijo pequeño enfermo por alguna causa menor suele augurar que su hijo gozará de una gran salud, pero que existen aspectos de diferente índole que podrían agobiarla. También de manera tradicional, se cree que soñar con el abdomen sangrante o enfermo de un niño predice la posibilidad de producirse un contagio en breve.

Soñar con niños muertos

Soñar que un hijo pequeño está enfermo o muerto sugiere preocupación en el soñante porque teme recibir malas noticias, a menudo este sueño indica que tenemos mucho por lo que temer puesto que nuestro bienestar podría estar seriamente amenazado.

Soñar con niños que mueren puede ser representación de una pérdida o un cambio desagradable en alguna parte de nuestra vida que en su momento tuvo potencial. La parte positiva de este sueño es que por lo general refleja algún problema importante que podríamos lograr enfrentar a tiempo.

Tradicionalmente, soñar con un hijo muerto es siempre presagio de preocupación y decepciones en un futuro cercano. Ver en sueños a un niño en un ataúd, anuncia dolor sin esperanza.

Soñar con niños llorando

El llanto en los niños simboliza la rabia y la frustración, oír berridos en nuestros sueños, o ver a un niño llorando de este modo, significa que lo más probable es que seamos nosotros mismos quienes nos sentimos frustrados o furiosos debido a que las cosas no están saliendo como lo planeamos.

Soñar niños que lloran por haber sufrido un castigo puede significar que el soñante pronto recibirá decepciones de amistades que creía sinceras.

Soñar con un niño llorando en su cuna suele indicar que estamos desatendiendo nuestros asuntos; que no les prestamos la debida atención a menos que estén a punto de convertirse en desastre.

Soñar con perder a un niño

En términos generales, los sueños en los que perdemos a un niño representan nuestros sentimientos de agobio, es probable que nos sintamos sobrecargados o que estemos intentando ir más allá de lo que nuestros límites nos permiten. Posiblemente estemos tratando de hacer demasiadas cosas al mismo tiempo o que vayamos a abandonar algo por estar involucrados de lleno en otros asuntos; frecuentemente esto sucede porque nos quedamos atrapados en pequeños detalles, olvidándonos de lo que realmente puede ser importante. Cuando soñamos con personas extrañas que se están llevando a nuestro hijo, refleja que necesitamos aislarlos de manera temporal para poder pensar en qué es lo que realmente deseamos en la vida.

Soñar con que nuestro hijo se pierde en una multitud ilustra que hemos tenido que pasar por pruebas muy difíciles en la vida. Si el niño desapareció debido a una red de trata de personas indica que estamos preocupados innecesariamente por la vida. Si en el sueño vemos que nuestro hijo se va con un miembro de nuestra familia, pero desaparece, expresa que tenemos miedo a una separación.

Soñar con nuestro hijo que se ha ido, pero no podemos encontrarlo, indica que tenemos muchas preocupaciones en nuestra vida. Si después de que el niño desaparece buscamos a la policía, puede simbolizar nuestros deseos ocultos.

Los sueños en los que hemos vuelto de nuevo a la niñez, pero estamos perdidos o desaparecidos, revelan sentimientos de vulnerabilidad, también son señal de que estamos perdiendo nuestra juventud.

Soñar con un niño secuestrado no significa que vaya a suceder en la vida real, sino un posible abandono de alguna situación en la vida simbolizada por el niño perdido.

Soñar con un niño extraviado sugiere que hemos perdido una gran oportunidad.

Soñar con niños malvados

Los niños malvados en nuestros sueños más comúnmente suelen ser reflejo de aspectos negativos o corruptos de nuestra personalidad que están saliendo a flote, pero también pueden referirse a alguna situación negativa o problema que de alguna manera nos produce sentimientos de temor o falta de control. Soñar con niños malos también puede ser reflejo de creencias o hábitos infantiles que se salen de control, tal vez frustración por la inmadurez o el comportamiento infantil de alguna persona de nuestro entorno.

Alternativamente, soñar con niños malvados también podría indicar que saldrán a flote otros aspectos de nuestra personalidad juguetones o de intención infantil. Igualmente, el sueño podría ser manifestación de que no deseamos asumir alguna responsabilidad o involucrarnos con cosas demasiado serias en algún aspecto de nuestra vida.

Soñar con niños en la escuela

En líneas generales, soñar con niños estudiando en la escuela, o en la casa, o en general realizando cualquier labor productiva, augura la llegada de tiempos de paz y prosperidad general.

Soñar con acompañar a los niños a la escuela denota nuestro sentido de responsabilidad. Cuando soñamos con ir a buscar nuestro hijo en la escuela, pero él no está, indica una pérdida subconsciente de la vida.

Soñarse como niño, de vuelta en la escuela, y encontrarnos jugando con muchos otros niños, por lo general sugiere que estamos dando un buen manejo a los problemas cotidianos, que no nos tomamos la vida muy en serio, o nos divertimos demasiado, pero también, por lo contrario, puede indicar la necesidad de relajarnos más; nuestro propio contexto en la vida y el contexto y demás símbolos en nuestro sueño deberían proporcionarnos más pistas para reconocer mejor a que situación aplica.

Soñar con una niña

Soñar niñas o mujeres muy jóvenes, sanas y alegres, sugiere que en el hogar reina la alegría, salud y prosperidad. En caso de que esas niñas o jóvenes aparezcan enfermas en el sueño, quizás débiles, delgadas o tristes, entonces el significado será todo lo contrario.

Tradicionalmente, la mayoría de analistas de sueños afirmaban que un hombre adulto que se sueñe a sí mismo como niña o mujer joven sugiere que en lo íntimo existe alguna inclinación hacia la homosexualidad.

Soñar con estar enfadado con niños

Sentir enfado hacia niños en nuestros sueños suele estar ligado a sentimientos de ira reprimida en nuestra vida, sugiere que secretamente estamos molestos con alguna persona que lo más probable es que ni siquiera sepa lo que está sucediendo. Soñar con estar enojados con un hijo o hija indica que necesitamos tiempo para relajarnos, además revela ira hacia nosotros mismos, tal vez por tomar las decisiones equivocadas en contra de nuestra propia intuición. Soñar con estar enfadados con nuestra hija apunta hacia sentimientos reprimidos que escondemos de nuestra pareja, podría ser que sentimos que esa persona no nos está prestando suficiente atención a nosotros o a nuestra familia.

Un sueño en el que aparecen otras personas, conocidas o no, enfadadas con niños es por lo general símbolo del fastidio y frustración que nos producen algunos individuos que actúan de forma inmadura y que no asumen las responsabilidades de sus propios errores, aunque este mismo sueño también podría indicar enfado hacia nosotros mismos por alguna tendencia a exagerar en momentos en que definitivamente no deberíamos hacerlo. Soñar con que nuestra madre se enfada con niños es reflejo de nuestra necesidad de consejo de nuestros padres. Igualmente, este sueño también puede indicar nuestro enfado hacia personas que se comportan de forma infantil e inmadura.

Soñar que estamos enojados con un bebé suele indicar que existe alguien cercano que está enojado con nosotros.

Soñar con muchos niños enfadados a menudo indica nuevas relaciones en el horizonte, pero también puede apuntar al deseo de superar algún inconveniente que venimos arrastrando desde nuestra infancia.

Soñar con adoptar un niño

En términos generales, soñar que adoptamos un niño implica que quizá estemos buscando algo o a alguien nuevo que podamos nutrir, cuidar y ayudar a crecer. Por otra parte, soñar que adoptamos a un niño también podría simbolizar posibles dudas respecto a asumir nuevas responsabilidades, aunque también puede significar que contamos con las aptitudes necesarias y estamos preparados para asumir un nuevo proyecto o negocio. Tradicionalmente, este sueño augura la acumulación de riquezas en nuestra edad madura, incluso podría ser que recibiéramos algún tipo de herencia si el niño de nuestro sueño es algún pariente.

Soñar con volver a ser niños

Soñar con que retrocedemos a una etapa de nuestra infancia refleja nuestra necesidad de cariño y de sentirnos protegidos, puede revelar además cierta inmadurez con la que enfrentamos la vida. Para el psicoanalista Carl Jung, los sueños con niños son una metáfora de aquellas cosas de la niñez que ya hemos olvidado, y probablemente estas imágenes oníricas nos quieran sugerir que debemos aprender a jugar de nuevo o a tener una actitud más cándida e inocente hacia la vida y hacia los demás.

Por lo general soñar con volver a ser niños tiene una connotación positiva, y a menudo denota una mejoría en nuestro carácter, sin embargo, vernos atrapados en el cuerpo de un niño, y que tenemos la necesidad de liberarnos, simboliza que estamos indecisos sobre un cambio importante en nuestra vida, o que nosotros mismos estamos poniendo obstáculos para lograr algo. Este sueño sugiere que no estamos haciendo el esfuerzo necesario para lograr nuestros objetivos, quizás porque pasamos demasiado tiempo en un mundo de fantasía.

Soñar con ser niños y que estamos luchando contra un impulso para crecer sugiere que buscamos que alguien más asuma la responsabilidad de algo.

Soñar con tener un niño

Soñar que damos a luz a un niño con mayor frecuencia es una manifestación de nuestra propia fertilidad o la de algún ser querido en un futuro no muy lejano, aunque también podría ser reflejo de nuestro anhelo por que esto ocurra en la vida real y convertirnos en padres, o simplemente podría reflejar nuestro deseo de iniciar una relación.

Soñar que de repente nos convertimos en padres sugiere que estamos pensando en realizar un cambio importante en nuestras vidas y podemos sentir que algunos acontecimientos están sucediendo muy rápido, y muy posiblemente deseamos que estos desacelerarán un poco. En ocasiones podemos sentir que asuntos de nuestro trabajo, una nueva relación, o las tareas escolares están surgiendo demasiado rápido, y el mensaje de nuestro subconsciente es que debemos disminuir la velocidad y tomarnos las cosas con más calma.

Soñar con nuestros propios hijos

Soñar con nuestros propios niños, cuando los tenemos, es a menudo señal de que hay algo que está sucediendo con ellos que no hemos logrado ver. Por otra parte, con mayor frecuencia, este sueño representa ideas, hábitos o proyectos que tienen potencial, o algún área de nuestra vida que deseamos sacar a flote; el sueño puede referirse a aquellas situaciones o aspectos de nuestra vida que queremos ver florecer y quizás tornarse poderosos. Para lograr entender claramente su significado, en este tipo de sueños, es importante tomar en cuenta como símbolo aquellas cosas por las que este niño destacaba, lo que lo hacía particular de alguna manera, ya que esto usualmente representa algún aspecto de nuestra propia personalidad. Soñar con nuestros hijos también suele ser frecuente en épocas en las que nos sentimos solitarios.

Soñar que tenemos hijos, pero en realidad no los tenemos, sugiere que estamos listos para asumir nuevas responsabilidades.

Si en la vida real tenemos más de un hijo, cada niño en nuestro sueño puede representar un aspecto diferente de nuestra vida, siempre que hagamos un examen honesto respecto a los sentimientos que estos niños nos provocan, así como de sus rasgos de personalidad más prominentes.

Para una madre, ver en sueños a su hijo adulto otra vez como bebé o niño anuncia que sanarán viejas heridas y volverán a revivir las esperanzas de la juventud.

Soñar con niños bebés

Aquellos sueños en los que aparecen bebés que han sido olvidados, o ángeles, suelen ser muy comunes y significativos con respecto a nuestra evolución personal y espiritual. Cuando en sueños un bebé llora por hambre, representa simbólicamente el germen espiritual que hay en nosotros; el cual estamos dejando que se debilite porque no lo alimentamos. Ese germen es nuestro “Yo divino”, que se nos ha confiado y debemos ayudar a desarrollarse.

Soñar con niños riendo

Soñar con un niño sonriente y feliz que se encuentra dentro de su cuna suele augurar prosperidad y crecimiento económico. Los niños que se divierten y la pasan bien en sueños son presagio de una buena salud.

Tanto si los niños de nuestros sueños pueden percibirse como felices y saludables, como si los sentimientos generados por este sueño son de este mismo tipo, es una buena señal, puesto que los niños felices y saludables reflejan a un niño interior contento y satisfecho, en la mayoría de los casos esto significa que podemos expresarnos de manera libre y cándida, y que estamos mostrando lo mejor de nuestro niño interior.

Soñar con niños fantasmas

En términos generales, ver a un fantasma en sueños representa algo fuera de nuestro alcance y que no podemos obtener. En este sentido, soñar con niños fantasma puede referirse a proyectos o asuntos que están saliéndose, o ya se han salido, de nuestras manos, y que será muy poco lo que podamos hacer para recuperarlos o hacer que vayan por el camino que deseamos.

No obstante, los niños fantasma también pueden representar aspectos de nosotros mismos que nos producen temor, esto podría tomar la forma de algún recuerdo doloroso, culpa o quizá sentimientos reprimidos, con todo, este mismo sueño también puede representar miedo a la muerte o a morir, aunque no siempre necesariamente de forma física.





Sueños Relacionados



Diccionario Alfabético de Sueños

Si no encuentras en el diccionario el significado de tu sueño o no logras interpretarlo claramente, te invitamos a dejar un mensaje en el Foro sobre Interpretación de Sueños


Acerca de los sueños




© MCMXCIX - MMXXI MiSabueso.com — Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta página por cualquier método.
Cualquier uso que se haga de este sitio web constituye aceptación de los Términos del Servicio y Política de Privacidad que operan sobre todos los visitantes y/o usuarios.

Contacto