MiSabueso » Foro » Esotérica y Misticismo » Reencarnación y Muerte » Historia de reencarnación-Yo solía…

Historia de reencarnación-Yo solía ser José María Córdo

Página 1 de 1. Total : 3 Mensajes.

  1. Historia de reencarnación-Yo solía ser José María Córdo

    #1 Publicado: Miércoles 19 de Junio, 2019 19:20

    Yo solía ser José María Córdova Muñoz
    por: Carlos A. Restrepo Montoya

    Introducción

    Les contare mi historia; Una historia de reencarnación. Un tema que se hace imposible para unos, tan solo creíble por otros, y muy poco confirmado por muchos.

    A través de mi escrito he decidido narrar mi hazaña, una hazaña que no había planeado realizar, un viaje hacia el pasado para el cual no necesite más que llevar una cosa; “disposición”.

    ​Al principio no sabía en donde estaba ingresando, y lo hice sin ninguna intención, no sentí miedo, tan solo curiosidad. A medida que fui adentrándome en este plan inconsciente, y dejándome guiar; me fui envolviendo en conocimiento, pues cada eventualidad era como si se estuviera tejiendo una telaraña, y en cada punto de unión fui descubriendo, asimilando y admirando este maravilloso y hermoso tema que tiene tanto que ver con la vida como con lo que llamamos muerte, la última mal juzgada por nuestros temores a lo desconocido, y yo gracias a esta experiencia vivida; me atrevo a afirmar que para mí ambas conllevan a lo mismo; hacia la existencia.



    Me queda concluir que después de dar el primer paso en este descubrimiento; esto se convirtió en la más fascinante investigación de mi vida, la cual me ha llevado a confirmar que nada es casualidad, y todo si es “causalidad”, e inevitablemente a entender que se debe aprender a vivir y también aprender a morir.

    Por ello les comparto mi experiencia aun sabiendo que para ustedes seré un loco o un cuerdo que se dejó llevar al más allá.

    Carlos A. Restrepo Montoya.

    ​Dedicatoria:

    A mi amada esposa Mónica Saldarriaga Rodríguez, y a Colombia; mi amada Patria dolida que sigue aún sometida, pero ahora por cadenas invisibles, que mantienen esclavas y nuestras mentes adormecidas.


    Yo Solia ser José María Córdova Muñoz

    Yo soy una persona sencilla y humilde, que al igual que todo el mundo ando viviendo en busca de respuestas a muchos de los enigmas de la vida; ¿para qué estoy aquí? ¿Qué hago aquí? Entre muchas preguntas más que a todo ser humano nos vienen a la cabeza de vez en cuando. Yo sin darme cuenta solamente viviendo, he ido aprendiendo de este maravilloso viaje alegre y triste llamado vida. No soy rico en dinero, ni famoso; pero si me siento muy afortunado de ser levemente conocedor de unos pocos de los infinitos misterios de la vida, yo al igual que cualquiera de ustedes; ya humildemente tengo experiencia de donde sacar un poco de conocimiento. Voy viviendo tratando de ser mejor humano en todo lo que hago y en esta noble causa he mejorado un poco.



    En el año 2005, a la edad de veinticinco años tuve una difícil época en la que comencé a sufrir de insomnio; me acostaba muy cansado de tanto trabajar de día y estudiar en las noches; por ello mis días eran largos y monótonos; tanto así que yo sentía que mi vida se resumía en tres cosas; cama, trabajo y universidad. Cuando yo llegaba a mi casa muy cansado, como es natural después de mis largas jornadas; me quedaba dormido, pero una o dos horas más tarde me volvía a despertar con mucho sueño y además aún muy cansado, por más que intentaba dormir no lo lograba, cada noche se repetía la misma historia; dormía una hora y luego terminaba dando vueltas en la cama buscando la manera de quedarme dormido, cuando faltaba una hora para levantarme e irme a trabajar; me lograba quedar dormido, y en el momento que sonaba el despertador; obviamente aun necesitaba descansar. Así pasaron varias noches y comencé a sentirme enfermo y muy cansado.



    Por más que me esmeraba en dormir no lo lograba, yo no me explicaba que era lo que me estaba sucediendo, así dure un mes y por mi desespero llegue a considerar tomar pastillas para dormir. Le comente esto a un amigo de confianza y afortunadamente el me dio el remedio; me presto un libro en el cual enseñaban a curar males a través de la meditación; a dejar vicios, a solucionar problemas, a curar enfermedades, y aún más interesante para mí; siguiendo una serie de pasos a través de la relajación y la meditación; podría uno realizar auto hipnosis y así lograr una regresión para recordar quien eras en tus vidas pasadas. Me causo bastante curiosidad esta parte; por supuesto que sí lo haría, pero primero debía solucionar mi problema nocturno.



    Yo seguí los pasos que me enseñaban para poderme curar del insomnio y esto fue muy efectivo; dos días más tarde después de comenzar mis terapias; logre dormir plácidamente toda la noche, no duraba ni dos segundos despierto después de poner la cabeza en la almohada, estaba bastante feliz por los resultados de esta práctica, además de sentirme bastante sorprendido por descubrir estas técnicas de auto sanación; me pareció algo mágico.



    Posterior a esto deje fluir mi curiosidad por comprobar si la reencarnación era verdad, seguí leyendo el libro y esto me llevo a la parte donde me enseñarían como hacerlo, intente hacer todo el proceso enseñado en aquel texto. Con mucha disciplina dure aproximadamente tres meses practicando sin ningún resultado aparente, hasta que una noche encontré lo que andaba buscando, de tanta relajación y meditación en medio de un estado de trance; recibí una revelación muy clara, era como una proyección, tan real y perfecta como la vida diaria misma.



    De un momento a otro yo me encontraba como en una casa colonial a la luz de unas velas, cada detalle lucia muy antiguo y colonial; percibí las paredes, y allí había algo que parecía un mesón, era talvez una cocina; estaba construido aparentemente en piedra, se veía medio oscuro y aquel espacio estaba apenas alumbrado por aquella luz de las velas, yo tenía puesto un traje militar de color azul con hombreras doradas que colgaban de mis hombros, allí me encontraba yo con una mujer de vestido largo blanco de tela ligera; para mí fue muy extraño ya que yo sentía algo especial por ella, pero no identificaba que era; atracción o amor talvez.



    A su vez en ese momento y lugar estaba conmigo un hombre joven de color. Por el ambiente de angustia que percibí allí; pude sentir y entender que me encontraba en una situación de peligro, algo malo estaba ocurriendo para mí; yo escuché como desde afuera de aquella casa en la que me encontraba gritaban mi nombre; pero no mi actual nombre; a gritos me llamaban por otro nombre. "José María, José María, José María Córdova" pero ese era mi nombre, yo sabía que se referían a mí.



    Un hombre me llamaba y yo sabía que era a mí a quien se refería, así que yo me acerque a una puerta hecha de madera en frente mío para abrir y acudir a este llamado; en ese momento aquel hombre negro se interpuso entre la puerta y yo; diciéndome; "Señor no salga. Si sale lo van a matar" a lo que respondí; "No tengo miedo. Voy a salir"; entonces él se retiró de enfrente, cuando me disponía a abrir de nuevo la puerta; aquella mujer se acercó a mí y sin decir palabras; puso algo en mi mano, era como un pañuelo o algo parecido, me abrazo y se retiró nuevamente de enfrente mío.



    Afuera aquel hombre seguía llamándome, así que me acerque y abrí aquella puerta de madera que permitió que yo viera lo que había en el exterior, en pocos segundos alcance a percibir donde me encontraba, una humilde vivienda de la época colonial que se encontraba en frente de una calle hecha en piedras unidas entre sí, pude ver entre la oscuridad de la noche varios soldados con mi mismo uniforme, montados a caballo y alumbrados por unas antorchas que algunos tenían en sus manos, entre aquellos soldados reconocí a uno de ellos y salí mirándolo fijamente; él era un militar con un cargo superior al de los demás soldados, desde allí y sin moverme de donde ya estaba le hable diciéndole; "Señor aquí me tiene", aquel militar en cuanto me tuvo en frente, bajo de su caballo y sin medir palabras me atravesó su arma en el costado izquierdo de mi pecho, aquel fue el dolor más intenso que jamás había sentido.



    Caí al suelo y vi como todo se desvanecía para mí; poniéndose todo muy oscuro, en ese momento no logre ver ni escuchar absolutamente nada más, fue creciendo en mi un profundo sentimiento de tristeza que al parecer provenía de la gente que me rodeaba, de aquella mujer, el hombre de color y de los civiles que allí al parecer presenciaron mi ejecución, venia de mis dolientes, de todos aquellos que lamentaron mi muerte, conocidos, familiares etc.



    La visión en la que me encontraba continuo y de repente aparecí en una desolada plaza central de algún pueblo, ese lugar estaba lleno de neblina; allí en frente mío había una estatua en medio de algo parecido a una fuente; aquel monumento era un hombre de pie con uniforme militar, con una larga capa y sujetando hacia el suelo; con una de sus manos un sable colonial, en la parte inferior de la estatua había una placa con información, con mucha angustia y depresión me acerque para lograr leer lo que decía, y allí decía otra vez mi nombre; "José María Córdova". Además algunas fechas las cuales solo pude apenas leer, aquello era una estatua hecha en mi honor, sentía una tristeza tan intensa que hizo que en llanto me rindiera dejándome caer al suelo, como tratando de abrazar aquel monumento.



    Ese mismo llanto me libero de aquel estado de trance en el que me encontraba, y en la oscuridad de la noche en mi habitación; me halle con una gran depresión llorando, con un dolor intenso y profundo en el costado izquierdo de mi pecho, que casi no dejaba moverme, pasaron unos minutos y después de unos momentos logre tranquilizarme. En plena noche dure un buen rato meditando acerca de lo vivido, el dolor se disminuyó hasta que desapareció, pero aquella tristeza no se iba, me pareció tan irracional todo aquello; que preferí hacer todo lo posible para poder dormirme y así no pensar más en lo vivido.



    Cuando sonó mi reloj despertador; me levanté para ir a trabajar, y en aquel momento ese recuerdo volvió a mi mente; comencé a pensar en aquella regresión; sentía en mi varias emociones juntas; tristeza y admiración al tiempo; fue sensacional comprobar que la reencarnación era real, a la vez fue también triste saber la forma en la que termino mi vida pasada. Era como si hubiera traído toda la depresión de aquellas personas de esa época conmigo, fue bastante fuerte sentir todo esto, además me costaba trabajo entender que eran antiguos recuerdos de mi muerte anterior, comencé a pensar y a cuestionarme todo lo que eso significaba; la frialdad con la que me ejecutaron, ¿quiénes me ejecutaron? ¿por que si teníamos el mismo uniforme militar; terminamos como enemigos?



    También pude yo revivir aquel sentimiento adormecido de tristeza por haber perdido la vida en ese momento, fue mucho lo que me pregunté acerca de aquellas personas que se encontraban allí conmigo; aquella mujer; el hombre de color; mis dolientes, supuse que yo tenía familia, ¿que había podido ocurrirle a todos ellos después de mi muerte?, tampoco lo recordaba, pero con aquella regresión se me despertaron todos esos sentimientos hacia aquellos seres queridos que supuse que tuve, mas no lograba recordar sus rostros, ni identificar quienes eran, solo sentía una gran tristeza inexplicable, especialmente empecé a sentir la necesidad de buscar a mi alma gemela, la cual sin saber porque; yo estaba convencido de que era aquella mujer que me acompaño en los últimos instantes de mi vida anterior. Antes de yo vivir todo esto, había perdido la esperanza de encontrar aquella persona especial que se supone que todos tenemos, algo en mi interior me decía que se encontraba en algún rincón del mundo, y ahora más que nunca quería encontrarla. Gracias a toda esta revelación se me metió en la cabeza que era aquella mujer de vestido blanco.



    Todo esto lo meditaba mientras me alistaba para irme al trabajo, esa misma mañana mi madre despertó y se levantó para hacerme el desayuno; como era de costumbre, y cuando se sentó a mi lado en la mesa para acompañarme, no pude guardar silencio y le conté toda aquella experiencia de mi noche anterior; le dije que estaba experimentando algo que aprendí en un libro y le explique todo lo vivido, guardando para el final el nombre de aquel militar, pues siendo el alguien muy importante y reconocido para nuestro país, yo tenía temor de que al yo decirle el nombre; lo primero que pensara mi madre era que yo estaba enloqueciendo.



    Mientras yo le contaba todo mi relato; ella se mantuvo en silencio poniendo atención sin interrumpirme, solo hasta yo terminar de contarle la historia; me preguntó supuestamente cómo me llamaba yo en aquella vida, yo con timidez y dudando en decírselo, le dije; un tal José Córdova, pero ella sin ningún rodeo, reafirmando con seguridad y confianza me dijo: pues por supuesto; José Maria Córdova, yo cuándo tuve clase de historia en el colegio estudié mucho acerca de él.

    Caso contrario a mí; yo no sabía nada de él, solo sabía que era alguien muy nombrado, alguien que participó en la guerra de independencia de Colombia.



    Yo no sabía dónde había nacido, ni donde había muerto, ni como había ayudado en aquella independencia, pues en el colegio no recuerdo que nos lo hayan enseñado, además fui tan mal estudiante que estoy seguro que tampoco lo estudie por mí mismo. Mi madre me aseguró que con aquel nombre y apellido, tendría que tratarse solo de el mismo, pero mi mente no quería aceptarlo y le dije; no mamá, no creo que sea el, debe ser otro José Córdova, pues a mí no me cabía en la cabeza que alguien tan reconocido en la historia de nuestro país haya sido yo, a lo que ella guardo silencio y no dijimos nada más, sin embargo yo antes de partir hacia mi trabajo, fui al computador y busque en la red; "muerte de José María Córdova"; allí apareció una información, no se la muerte de quien leí yo, pero fue una muerte totalmente diferente a la que yo viví en mi regresión; describieron que había muerto en campo de batalla, en una emboscada o algo así, por ello de inmediato apague el computador y llegue a la conclusión de que no se trataba de aquel José María Córdova; sino de otro, talvez alguien con el mismo nombre y por ello lo descarte.



    Mas no pude dejar de pensar en todo esto por largo tiempo, generándome además de mucha confusión; bastante depresión, hasta el punto de ser algo preocupante para mí; esta tristeza me duro aproximadamente dos semanas, fueron varios días con depresión constante pensando en aquella experiencia que sentía tan mía; así que trate al máximo dejar de pensar en esto para no hacerme daño yo mismo.

    En intriga me mantuve por aproximadamente 7 años más, anhelando conocer muchos pueblos de Colombia y si era necesario en el resto de Suramérica, para encontrar algo parecido a aquel lugar, comprobar en cuál de ellos pude haber vivido aquella experiencia y así reconocer quien fui en aquella vida.



    Lo vivido en esta regresión me cambio la forma de pensar, por ello estuve meditando; intentando entender la vida, la muerte y sus misterios, además también seguía buscando el amor de mi vida; tratando de encontrar esa mujer que probablemente como yo; reencarnó, Yo aún seguía creyendo que ella existía en algún lugar del mundo, y que al igual que yo; me estaba esperando o tratando de encontrarme. Creo ahora que este es uno de los puntos del desenlace de esta historia, entre tanta espera y misterio; el poder hallar a mi alma gemela.



    Una mujer tan solitaria como yo, con tantas ideas raras en la cabeza como yo, la conocí gracias a las circunstancias de la vida, y a un viaje inesperado a mi tierra natal Medellín; de donde había huido por la violencia de los años 90 y a donde había jurado nunca más volver por haber perdido allí de manera violenta a uno los seres más amados de mi vida; "mi abuelo". Este viaje me llevo a conocerla; allí solo al verla, tuve una extraña sensación que me llevo a fijarme en ella, como si alguien me hubiera indicado que era ella a quien yo andaba buscando, como si me la hubieran señalado. Nos conocimos, pasamos una semana juntos y de inmediato supimos que no queríamos vivir el uno sin el otro, así de rápido decidimos estar juntos, fui por mis pertenencias a Bogotá; la ciudad donde vivía en ese momento y nos reunimos para vivir juntos, como si ya nos conociéramos desde siempre.



    Después de un par de semanas viviendo juntos; nos encontrábamos hablando de temas que a ambos nos gustaban, y llegando al tema de la vida después de la muerte; ella mencionó su gran temor por la soledad, le pregunte acerca de eso, y al tratar de explicarme la razón de su miedo, decidió contarme que a los doce años de edad tuvo un sueño muy real e impactante; encontrándose ella siendo una civil; escondida y huyendo en medio de soldados de uniforme azul, que se agredían con balas y sables, aparentemente en una guerra de la época colonial, ella corría y gritaba por su vida, sus gritos terminaron por despertarla, y al hallarse sola en su casa; sintió mucho miedo, desde entonces aquel sueño la dejo tan aterrorizada que siguió viviendo con temor a la soledad, además sintiendo un gran desprecio por aquellos soldados de esta época; en especial hacia Simón Bolívar.



    Me explicó que desde entonces; ella pensaba que aquello que soñó esa noche; era una revelación de una de sus vidas anteriores. En cuanto me dijo esto yo quede estupefacto, pensé entonces que talvez ella era aquella mujer de vestido blanco, que yo había visto en mi regresión. En ese preciso momento le conté toda la historia de mi revelación; quedando ambos sorprendidos de esta gran coincidencia, atando cabos de ambas historias; encontramos la razón del porqué entre nosotros; todo había sucedido tan rápido y de una manera tan extraña, yo no lo dude ni un momento; yo fui aquel militar y ella fue la mujer que me acompaño en los últimos minutos de mi anterior vida.



    Poco a poco iba yo descifrando este acertijo, pero ya no me importaba nada más, ya había encontrado a mi mujer, hasta ese momento creía que ese era el mensaje que quería dejarme la regresión, pensé que ya se había cumplido el designio, pero no fue así, y seis años más tarde lo comprendí.



    Antes era yo mismo quien me rehusaba a creer quien fui, no podía aceptar que hubiera sido en otra vida José María Córdova, y hasta hace poco no había querido creerle a mi propia mente acerca de mi antigua identidad, a pesar de que a los que les contaba la historia; siempre me creían, incluso al yo mencionarles tímidamente tan solo el nombre "José María" ellos de inmediato lo completaban con el apellido, pues como no; si solo había un soldado reconocido, al cual le hubieran hecho monumentos como una estatua, y que tuviera este nombre. Yo buscaba la opinión de todo aquel al que le contaba, y esperaba que alguien me diera otras razones por las cuales esto era imposible, que me dijeran que lo olvidara, que estaba loco, o que solo fue una visión; pero las personas me creían y más me empujaban a indagar y a buscar mi pasado; siempre me decían; todo tiene sentido, te creo, o comenzaban a analizar e identificaban alguna relación y semejanza en mi actual comportamiento con un soldado de la época colonial.



    Los que me conocían sabían de mi opinión acerca de la libertad y el gran respeto por los héroes de aquella época, en especial por Simón Bolívar, el más nombrado, el más reconocido, del que todos sabemos algo o mucho. También sabían de mi temor por las armas corto punzantes, machetes o espadas, y al daño que con ellas se puede generar a alguien, mi gran patriotismo, y varias coincidencias más, que al analizar; también a mí me confirmaban que si guardaba alguna relación, que si era muy probable que aquello que viví fuera real en algún tiempo y espacio de la historia.



    Ahora entiendo también que el tiempo que tardé en asimilar todo esto fue perfecto; recibir una revelación tan compleja y entender tanta información de la noche a la mañana; no hubiera sido sano para mí, tuvieron que pasar trece años para yo ir meditándolo, y así finalmente entender la razón de esta regresión, por ello talvez al principio no encontré inmediatamente la información que necesitaba cuando la busqué; para que fuera como una semilla, que iría germinando y creciendo hasta darme el mensaje completo y claro, de modo que yo pudiera entenderlo y aceptarlo de una manera sutil y sabia, debía buscarlo lentamente mientras lo meditaba y limitándome tan solo a viajar a uno que otro pueblo de Colombia; que conservara la arquitectura colonial, buscando reconocer aquella casa donde me dieron muerte, también visitando museos, buscando pistas. Incluso pensaba y planeaba viajar a otros países de Sur América para buscar aquel lugar; pues en cualquiera de ellos podría reconocer mi pasado.



    Este tiempo de duda y espera para mi finalmente termino, y no fue necesario hacer estos viajes fuera del país, cierto día en el momento exacto; recibí una señal más clara que el agua, una noche hablando con mi suegra acerca de las mentiras que solían a veces decir los niños, ella desconociendo totalmente la historia de mi regresion, me comentó que estando muy pequeña en la escuela; durante clase de historia, tratándose el relato de José María Córdova, ella alzó la mano en plena clase y sin saber porque lo había dicho; hizo la siguiente afirmación; "Yo soy familiar de José María Córdova", algo que generó un estado de silencio absoluto en el salón de clases; simplemente la maestra y los compañeritos de clase, sin decir nada al respecto; la miraron y guardaron silencio, luego la clase continúo como si nada hubiera ocurrido, como si ella no hubiera dicho nada.



    No paso lo mismo conmigo, en cuanto ella me conto esta historia, fue para mí como un campanazo, otra vez sentí el impulso de investigar esta historia, a esta señal obedecí y de inmediato me dirigí a buscar en internet nuevamente; la historia de la muerte de José María Córdova, al entrar y leer; confirmé con gran sorpresa la veracidad de mi regresión; pues esta vez sí halle bastante similar toda la narración de mi antigua muerte; aquellos historiadores describían como después de Simón Bolívar tratar de establecer una dictadura como gobierno; José María Córdova decidió sublevarse y luchar contra él, debido a que no era esta la idea inicial de su revolución, ni era acorde al juramento que habían hecho por su patria, así que con tan solo trescientos hombres emprendieron esta rebelión; algo que lo llevo a la derrota inminente, pues el ejército de Bolívar; ejército para el cual José María Córdova había servido durante muchos años, era superior en cantidad de soldados, el sin embargo con estos hombres los enfrentó y así fue como perdió aquella batalla; terminando herido y derrotado en una casa hospital; llamada así no porque fuera un hospital, sino más bien porque allí fue donde lo resguardaron, y le prestaron auxilio médico al llegar derrotado y herido. Estaba allí oculto y esperando pienso yo; alguna idea para continuar con su plan.



    Es aquí donde concuerda esta historia con mi regresión, mas no con exactitud, pues según los historiadores llega un teniente coronel llamado Rupert Hand con varios soldados más, y entra a esta casa buscando a Córdova; pregunta quién es Córdova, y él dice: "yo soy Córdova", a lo que el teniente Rupert Hand procede a asesinarlo con un sablazo en la cabeza, es aquí donde no concuerda con lo que narran los actuales historiadores, no señores; desde afuera me llamaban y fui yo quien aún derrotado; salí a su encuentro a enfrentarlos, aun sabiendo que encontraría la muerte, tampoco el primer ataque fue en la cabeza, fue en mi pecho y con eso basto para dejarme sin vida, talvez las otras heridas mencionadas por los historiadores; fueron dadas en mi cuerpo cuando ya había perdido la consciencia y la vida con el primer ataque.



    Después de yo leer esta versión de los historiadores; corregirla se convirtió para mí también en una de las intenciones de mi relato, decir la verdad de la valentía y firmeza de este hombre hasta el último momento de su vida, pero ni la verdad, ni esta historia, ni este escrito, serían llevados a cabo; sin yo comprobar cada detalle de mi revelación, así que después de ubicar los lugares que tuvieron que ver con mi regresión; me dirigí con mi esposa a cada uno de ellos personalmente, debía comprobarlo todo y decidí comenzar por el lugar de su nacimiento.

    “Concepción”; Un hermoso pueblo ubicado en las entrañas de Antioquia, los caminos para llegar allí son angostos, y pedregosos, y se encuentran en medio de bellísimos paisajes naturales.



    Mientras viajábamos en bus hacia allí, durante el camino me quede dormido y tuve un corto y extraño sueño; estaba yo en medio del campo y un soldado que llevaba aquel uniforme militar azul, y un casco negro, que parecía un sombrero de copa, el cual pertenecía también a aquel uniforme, con mucho afán y desesperado se me acercó para decirme algo, trate de ponerle atención para captar lo que me estaba diciendo en su angustia, mas no pude oír sus palabras, fue como una película muda.



    En ese momento en el bus me desperté sobresaltado, con la incógnita por no saber que me estaba tratando de decir aquel soldado en este sueño.



    Después de varias horas de camino llegamos al pueblo, el bus se detuvo preciso en la plaza principal del pueblo de “Concepción”, y cuán grande fue mi sorpresa al ser la estatua de José María Córdova en medio de la fuente lo primero que vi, tan solo al acercarme a aquel monumento; las lágrimas salieron de mis ojos, pues reviví aquella gran tristeza que sentí estando en trance, era la misma estatua y la misma plaza que vi en mi regresión; después de revivir mi muerte.



    La analice con detenimiento, lo único diferente era la fuente, pues se notaba que había sido restaurada por una más moderna hecha en baldosa, además mi antiguo nombre ya no estaba escrito en una placa dorada, ahora estaba hecha en mármol, pero aquella estatua entre la neblina; en la cual me había tendido en llanto a tratar de abrazar, era exactamente la misma, el pie derecho hacia adelante como dando un paso, el sable en la mano izquierda apuntando al suelo y la capa larga en su espalda, todo esto era igual a como lo vi en mi regresión, mi esposa conociendo la historia a la perfección y entendiendo mi reacción; me consoló para que yo lo tomara con calma,; pues le preocupaba que esta experiencia me generara algún daño psicológico.



    Limpié las lágrimas de mis ojos y nos sentamos en las bancas de la plaza a mirar aquel monumento. Yo en silencio no paraba de analizar los misterios de la existencia; la vida, el ser, la muerte, la reencarnación y todo lo que esto conllevaba con el tiempo para mí, para la gente, y también para el pueblo de Concepción. Pensaba yo; ¿dónde estarán aquellas personas que me conocieron de pequeño y de joven?; mi familia, mi madre, mi padre, mi hermano y todos aquellos amigos que siempre uno tiene cuando vive, los soldados que me acompañaron en todas esas batallas en las que luchamos, y mis enemigos con los que peleamos a muerte, ¿dónde estará ahora el general Bolívar?, O´Leary, y el coronel Rupert Hand; quien fue el que me quito la vida, posiblemente deberán estar ya reencarnados en sus actuales vidas y en nuevos cuerpos, al igual que yo; ya ni recordarán lo que paso en aquel tiempo, estarán viviendo sus vidas modernas; dedicándose a labores totalmente diferentes a la guerra.



    Así dure aproximadamente una hora ensimismado y tan solo compartiendo una que otra reflexión con mi esposa, quien tampoco salía del asombro al ver que si existía aquella estatua dentro de una fuente, tal cual como le había descrito que la había visto en mi regresión.



    Después de este tiempo de análisis; decidimos que ya era momento de dirigirnos hacia la casa donde según lo que decía en internet; José María Córdova había nacido, allí quería ir yo para tratar de tener algún recuerdo vivido y experimentar alguna sensación; algo que me diera una señal, así que nos dirigimos hacia aquella casa; la cual es ahora un museo que contiene cosas concernientes a él, debo aceptar que al acercarme a aquella casa sentí emoción y mucho interés de conocerla, pues si esa había sido mi casa natal, tuvo que haber sido algo muy importante y especial para mí en mi vida pasada.



    En cuanto entramos pudimos ver cuán antigua era aquella casa, muy bonita y bien conservada, me sorprendí al ver que allí, en el primer cuarto lo que sería como la sala; había una pintura que ocupaba dos paredes conjuntas, ahí estaba plasmada una batalla entre dos bandos de aquellos militares, precisaba que tenían esos uniformes con sombreros de copa, igual al del militar de mi sueño en el bus, los cuales después de investigar supe que se llamaban morrión o chacó. Yo no había tenido en cuenta esta parte de aquel uniforme sino hasta este momento, pero recordé que los militares que fueron a buscarme en la casa hospital para darme muerte; también lo llevaban puesto.



    Seguimos el recorrido por aquella casa museo; había varios cuadros, retratos y documentos enmarcados, y al ver una pintura de una mujer tuve un sentimiento de admiración y ternura confundida con la incógnita de no saber quién era; en la parte inferior, en la descripción decía: " Pascuala Muñoz"; Madre de José María y Salvador Córdova.



    Continuamos caminando y mientras recorríamos aquel sitio, iba yo tomando fotos a casi todo, pues quería guardar todo aquello en mis archivos; para después mirarlos detenidamente. Cuando llegamos a lo que era una salida trasera, sentí yo una fuerte sensación de recuerdo; como si yo ya conociera esa parte de la casa, era un corredor por donde salían a caballo hacia las afueras, esto fue para mí una señal que tuve en cuenta, más ningún recuerdo exacto me vino a la mente; solo como si aquel lugar ya existiera en mi memoria.



    Al salir de la casa museo, ya con la intención de volvernos a Medellín, entre mi esposa y yo; no hicimos más que comentar cada detalle de la plaza y de la casa, yo prefería siempre poner cada punto en duda, para así no caer en un engaño de mi propia mente, pero los detalles memorizados como la forma, el color y la posición exacta de la estatua; destruían toda duda impuesta por mí mismo.



    Nos devolvimos con varios e importantes detalles confirmados, pero faltaba la confirmación final; conocer el lugar exacto de la muerte de mi vida anterior. Por cuestiones laborales y falta de tiempo, no pudo ser en el preciso instante, aunque yo lo hubiera querido, pero me tuve que ir con la ansiedad y la curiosidad de visitar el pueblo llamado; “Santuario”. Esta espera me haría bien, pues me serviría para relajarme y tomarlo con calma, desconectarme un poco de un pasado colonial de ciento ochenta y nueve años atrás, y así volver a aterrizar en mi presente moderno.



    Fueron tres largos meses de espera, hasta que las circunstancias fueron perfectas para viajar hacia el lugar donde dieron muerte a José María Córdova Muñoz, la casa hospital ubicada en Santuario Antioquia, de esta manera podría yo confirmar con mis propios ojos; si aquel lugar era igual y exacto al que yo viví en mi regresión, sería el lugar en el que supuestamente yo había sido muerto en mi vida pasada, confirmaría si talvez aquella regresión se refería a otro militar de la época de la colonia, o si había sido simplemente un engaño de mi propia mente; haciéndome creer que yo fui un militar de la época de la independencia de Colombia.



    Así siendo el día 7 de mayo de 2018; emprendí el viaje en compañía de mi esposa hacia este pueblo desconocido para ambos, al momento de consultar el nombre del pueblo donde murió José María Córdova; recordé con perplejidad que desde mi juventud; no había querido ir a conocer este pueblo, que aunque quedaba cerca de Medellín, nunca quise ir, a pesar de que en varias ocasiones fui invitado a hacerlo por amigos y conocidos en plan de diversión, sentía desánimo o simplemente las condiciones no se daban para ir, recordar esto me causo inquietud, pues me pareció muy casual que sintiera esto por este lugar desde mi adolescencia, pero esta vez fue diferente, ahora era el lugar más anhelado para conocer por mí.



    Muchas ideas tuve mientras nos alistábamos para salir; sentí miedo al pensar que sucedería conmigo si descubriera que el lugar es el mismo al que vi en mi trance, imagine incluso por una espontánea superstición; que talvez moriría otra vez en el mismo lugar donde había perdido la vida ciento ochenta y nueve años atrás, de igual manera tenía que ir y seria ahora o nunca, no podía más con esa incertidumbre.



    Nos dirigimos hacia el Santuario; aunque me sentía tranquilo; un montón de ideas me rondaron la cabeza, así que preferí dormir en el camino para tomarlo con calma, de cualquier manera; fuera cual fuera el desenlace de todo esto; quería estar sereno.



    El viaje había terminado y llegamos a aquel pueblo, con mi esposa entramos en una cafetería y comimos algo, con esa excusa también quise preguntar dónde quedaba el museo de José María Córdova, nos dieron las indicaciones y emprendimos a pie el paso hacia mi confirmación, en el camino nos encontramos un lugar muy especial; un puente sobre un riachuelo llamado "Bodegas". Allí había en la mitad de dos columnas con estilo monumental; exhibida una placa que decía; "aquí trescientos jóvenes defendieron los ideales Republicanos; Córdova y ciento ochenta de ellos ofrendaron sus vidas".



    Allí ni mi esposa ni yo recordamos nada, tampoco sentimos algo que nos hiciera pensar que ya conocíamos el lugar, pensamos que sería realmente difícil, por tanto cambio que debió sufrir este lugar después de tantos años, sin embargo quise imaginar cómo pudo haber sido aquella batalla en aquel lugar. Con la consulta que yo había hecho; recordé que decían que fueron tan solo unos pocos valientes enfrentados contra muchos más; tuvo que ser algo muy disparejo pensé yo.

    Mi ansiedad por ver el lugar exacto donde todo ocurrió aumento; así que seguimos caminando hacia allí de una vez por todas, llegamos a la plaza central del Santuario; donde encontraríamos aquel museo, pero eran tantos los lugares comerciales que nos dio dificultad hallarlo a simple vista, tuvimos que preguntar a un vendedor ambulante del lugar, y él desde lejos nos lo señaló, lo vimos desde la distancia y mirábamos constantemente a medida que caminábamos hacia allí, cuando llegamos a todo el frente; vimos una vitrina grande que conservaba la entrada de una casa colonial, aquel lugar antiguo estaba protegido dentro de un vidrio transparente, abarcando y protegiendo incluso una parte de su acera, como si supieran que allí afuera de la casa, en ese pequeño pedazo de suelo hecho en piedras; había caído muerto José María Córdova Muñoz.



    Yo no necesitaba ver más, el lugar era la entrada a aquella casa, era la puerta, las piedras en el suelo y aquel espacio amplio donde estaban los soldados montados a caballo, y que ahora era una gran plaza central, era la misma casa, todo aquello era lo que yo había visto y vivido en mi regresión; allí estaba todo esto, sentí un nudo en la garganta y un poco de melancolía, pero también alivio y descanso al dar por finalizada la más importante investigación de mi vida; al yo comprobar que aquel lugar fue el mismo de mi regresión.



    Ahora mi historia sí que había sido confirmada por mí mismo, con mis propios ojos, en ese instante sentí muchos deseos de orar, puse mi frente contra el vidrio de aquella entrada y ore por todos aquellos soldados caídos en batalla a mi lado, por mis enemigos, familiares, amigos y conocidos, por todos ellos, por si alguno había quedado sufriendo en pena en el más allá, apegados a algo material antes de morir, como en mi caso; que talvez había quedado apegado a un gran ego de reconocimiento por los logros de las batallas luchadas, o talvez apegado al amor que le tuve a la causa de la libertad de nuestro país, oré por si algunos de ellos hubieran quedado en ese mismo estado, desde el más allá ellos me podrían escuchar, quería que supieran que yo había vuelto sin un rasguño; que no había nada que temer, nada que odiar, nada que perdonar, ni nada a que apegarse, habían quedado en mí; solo cicatrices de mis recuerdos de una vida y una muerte violenta, y al contrario; si siento que soy un espíritu libre, un poco más sabio y mucho más pacífico, pero un espíritu siempre vivo.



    ANÁLISIS FINAL

    Es grato ahora saber que gracias a la perdida de nuestras vidas físicas en aquella época; entre muchos aportamos para construir la libertad de un pueblo sometido, pero también siento un conflicto interior al pensar cuántas vidas pude haber cortado en el cumplimiento de este propósito, por ello también debo admitir y resaltar lo que he aprendido con esta revelación, ahora entiendo porque en mi presente vida estando yo aún pequeño; mi abuelo me decía que él creía en la reencarnación, además me repetía algo con insistencia; como tratando inconscientemente de incrustar una enseñanza en mí: "el que a hierro mata; a hierro muere", lo grabé en mi mente y lo tuve que poner en práctica varias veces, pues desde mi juventud, hasta recibir esta revelación; tenia conductas incorrectas que muy probablemente arrastré de mi vida anterior; queriendo resolver todo con violencia y siempre imaginando con quitar la vida a todo aquel con el que tuviera una contrariedad, como si llevara dentro un asesino tentándome todo el tiempo a luchar a muerte, entendí mi personalidad actual, mas no la acepté; al máximo he tratado de corregirla.

    Ahora pienso que no hay nada de que arrepentirse, pues las cosas fueron como debían ser y seguirán siendo como deben ser, no hay mejor aprendizaje que el error, ustedes, yo, y todos los que vivimos en cada vida; acertamos y erramos en todo momento, y a través de lo que llamamos premios y castigos; nos guían a un aprendizaje espiritual y a nuestra evolución aquí y en el más allá.



    Aquellos que creen en la reencarnación y sienten un impulso de consultar sus vidas pasadas; síganlo, talvez su pasado quiere decirles algo que les servirá en su presente y futuro.



    Carlos A. Restrepo Montoya.



























    PROCESO DE AUTO HIPNOSIS PARA SANACIONES, LOGRO DE PROPOSITOS Y CONSULTA DE VIDAS ANTERIORES (REGISTROS AKASHICOS).



    Primero que todo; es muy importante entender que nuestra mente es el centro de control de nuestro cuerpo y de todo lo que nos rodea, de esta manera influimos, y somos partícipes de la construcción de una realidad colectiva, por ello hay cosas que al desear podremos tener o lograr, pero hay que recordar que debemos ser razonables en este aspecto, pues si algo no sucede tal como queremos, es porque aquello que estamos deseando, aun no nos lo merecemos, no es tan conveniente para nosotros como creemos y por ello no se encuentra en nuestro camino de evolución, o tampoco es el momento para recibir aquello que tanto queremos, así mismo pueden haber diversos motivos por lo cual algunas cosas que queremos no se dan tal como quisiéramos, sin embargo esto no nos debe limitar al momento de soñar, ni debemos anticiparnos a ser pesimistas al momento de pedir algo, pues solo intentándolo; sabremos si aquello que pedimos podrá o no ser concedido para nosotros.



    Nuestra mente es nuestro centro de operaciones y funciona muy parecido a un computador, ya hoy en día debido a que casi todos tenemos contacto con ellos, nos será más fácil de comprender. La mente atiende nuestras órdenes y hará todo lo posible para cumplir lo que pedimos, pero al igual que un computador no atiende al darle varias órdenes al mismo tiempo, nuestras mentes no obedecerán y entraran en conflicto si damos varias órdenes conjuntamente o si dictamos una orden y luego la contradecimos con otra, en este caso por ejemplo; cuando solicitamos algo y luego lo cancelamos con nuestro pesimismo.



    Pondré un ejemplo más específico para que quede más claro:

    Si tomas el teclado de un computador queriendo escribir una frase; pero oprimes todas las teclas que puedas abarcar con ambas manos y dedos, seguramente el computador escribirá un revuelto de letras que darán como resultado unas palabras sin sentido, o talvez se bloquee por la orden tan confusa que acabas de dictar, esto mismo sucede con nuestras mentes cuando pedimos algo, sea a Dios, un santo o cualquiera que sea tu creencia, yo superior, Fuente de energía, universo etc., cuando hacemos una petición o deseo combinado con preocupación, ansiedad, angustia o pesimismo, simplemente estamos dando una orden desordenada y conflictiva, por ello tendrá poco efecto o ninguno.



    Pondré un segundo ejemplo para dejarlo más claro:

    Hagamos de cuenta que estamos en una plaza de mercado donde hay cien personas realizando sus compras para sus hogares, además hay varios vendedores en la plaza y todos ofrecen sus productos para que el cliente que va pasando sepa que producto tiene a su alcance en su local. Ahora yo me haré en un extremo de la plaza y tú mi querido lector, te harás en el otro extremo, yo desde la lejanía te llamare por tu nombre y te pediré que me traigas algo, que tal; “tráeme una libra de tomates”, entre tanto bullicio de vendedores ofreciendo mercancía, y clientes preguntando precios; creo que me traerías diez libras de papayas, o más probable aun, no me traerías nada, porque no entenderías lo que te dije. Este mismo caso también sucede con nuestras mentes, con el bullicio que mantenemos en ellas, con los setenta mil pensamientos que tenemos al día; nuestras órdenes no podrán ser claras, ni tampoco tendrán el efecto que se necesita para poder llevarse a cabo.



    Para que nuestros pensamientos sean ordenes; deben ser como la piedra que es lanzada a un lago en total quietud, para que así genere esas ondas al entrar al agua, y no deben ser como una piedra lanzada al mar en pleno oleaje; donde simplemente no se notara ninguna reacción del agua con el ingreso de aquella piedra, por encontrarse en mucho movimiento el agua del mar. Es como aquella quietud del lago la que necesitamos lograr en nuestra mente, antes de ingresar aquel pensamiento que hará que logremos algo, que demos el primer paso para llegar a algún propósito, o que hará que aquello que deseamos comience a acercarse más al momento de la realización.



    PARA SANACIONES, PARA PEDIR DESEOS, PARA CUMPLIR METAS, LOGRAR PROPÓSITOS ETC.

    1-Recuéstate en un lugar cómodo donde puedas estirar piernas y brazos, un lugar silencioso, preferiblemente en soledad donde no haya mucho ruido que te distraiga, y ojala a una hora donde no haya mucho bullicio, la cama y en la noche es un lugar y un momento adecuado, pero ya te darás cuenta que no tiene que ser obligatoriamente solo en este el lugar, ni la hora en la que podrás hacerlo.



    2-Debes saber que la manera más rápida y efectiva de relajar tu cuerpo y mente; es ejerciendo tensión antes de la relajación, así que durante unos segundos lo más que puedas resistir; contén tu respiración y tensiona moderadamente todos los músculos de tu cuerpo, apretaras tus pies, piernas, glúteos, pecho, manos, brazos, etc... Sin excederte para no generar ningún calambre ni dolor, arruga incluso los músculos de tu rostro y al mismo tiempo que realizas esto; trata de traer a tu mente todos aquellos pensamientos que te incomodan, preocupaciones, dificultades, negatividades etc., luego de esta tensión; todo al mismo tiempo lo liberaras, des tensiona tu cuerpo y visualiza como se va de ti todo esa tensión y todo aquello negativo que estabas pensando.



    3-En la misma posición que te encuentras, es decir recostado en tu cama con los brazos a los lados y las piernas estiradas, sin cruzarlas, vas a visualizar como una luz blanca muy lentamente ingresa y rodea tu cuerpo, subiendo desde la planta de los pies hasta la parte superior de tu cabeza, al mismo tiempo vas a ir disminuyendo el ritmo de la respiración; haciéndolo cada vez más profundo y lento, este paso para mayor eficacia; debería de durar mínimo cinco minutos, mientras más tardes en subir la luz hasta la parte superior de tu cabeza, más sentirás la relajación en tu cuerpo, y recuerda que es muy importante una profunda y extrema relajación.



    4-Cuando logres llegar a la cabeza, deberás también relajar la mente; esto significa tratar de dejar la mente en blanco, esto no es fácil al principio, no tener ningún pensamiento es bastante complicado para muchas personas, pero con la práctica se puede lograr, mientras logras este nivel de control, debes poner tu concentración solamente en el ritmo de tu respiración, así ejercitaras el no pensar en nada, tan solo sentir.



    5-Has logrado relajación, energética, corporal y mental, así que referente a nuestro ejemplo del agua; ya no te identificaras con el mar agitado de gran oleaje, sino a un lago totalmente quieto y tranquilo, este es el momento perfecto para arrojar la piedra, el cual vendría a ser como el pensamiento, la orden o el deseo que arrojaras al lago, para que se produzcan aquellas ondas circulares, que indican que la piedra tuvo todo el poder e impacto al ingresar en el agua, ósea tu mente. Es este el momento perfecto, es aquí donde tu mente podrá directamente conectarse con lo divino, Dios, el universo, el cosmos o como desees llamarle; para tener un acceso directo sin contradicciones; y así pedir lo que estas requiriendo, recuerda; trata de ser consecuente y razonable.



    Si lo que estas pidiendo depende de algo que debas desarrollar tú mismo, las circunstancias y oportunidades se darán para que así sea, o a tu mente vendrán las mejores ideas para hacerlo de la mejor manera.



    PARA RECORDAR VIDAS PASADAS.

    Para recordar vidas pasadas; debes realizar todo el mismo proceso explicado para las sanaciones, deseos, metas y propósitos; los cinco puntos anteriores exactamente igual. La diferencia será que en el punto 5 cuando ya estés totalmente relajado de cuerpo y mente; pedirás a Dios, al universo, a tu guía espiritual o si así lo deseas a los señores de los registros akashicos, quienes según la creencia Hinduista; son los administradores de toda la historia del tiempo de las almas universales, solicitaras a ellos que te permitan consultar alguna vida pasada tuya, algún recuerdo olvidado que te sirva en el momento presente para resolver algún conflicto actual interior de tu ser, podrá ser de tu actual vida, o de una vida anterior.



    Es esto lo que ellos nos enseñan, no te enseñarían nada que no te sirviera en tu proceso de mejoramiento, por ello es importante entender que no te revelaran ninguna vida pasada solo para satisfacer un vano deseo de curiosidad, lo harán solo por una razón de evolución, algo que te puedan enseñar de tu pasado y que te sirva en tu presente para tu proceso de crecimiento y evolución.



    Nuestra mente al igual que nuestro cuerpo, tiene un sistema de auto curación y sanación, tan solo necesitamos reflexionar en la raíz de aquello que nos ha generado un trauma, un tormento, un miedo, un rencor, una fobia, un resentimiento o para decirlo mejor; un conflicto interior, por ello son tan efectivos estos métodos de hipnosis para regresiones. Tu memoria que es más antigua de lo que puedes llegar a imaginar, te llevara directamente al tiempo y al espacio exacto donde comenzó y se generó algún conflicto interior tuyo, esto con la intención de que puedas meditar sobre ello, corregir algún pensamiento, sensación, emoción o concepto errado; que se haya generado a partir de ese instante. Por ello el solo recordar un momento ya olvidado de nuestro pasado, de la actual vida o de una vida anterior; te ayudara a sanar, esto a través de la reflexión acerca del incidente, o incluso en ocasiones se curara por sí solo, solamente reviviéndolo con el recuerdo.



    6-Cuando hayas ya terminado tu petición para consultar una vida anterior, comienza a recordar lo que hiciste desde hoy hasta el recuerdo más antiguo que tengas de tu actual vida; ósea hasta cuando eras tan solo un bebe o un niño, recuerda lo que hiciste hoy, ayer, antes de ayer, la semana pasada, hace quince días, un mes, dos meses, 3,4,5,6… un año y así día a día, hasta que llegues a cero en recuerdos de esta vida, en ese momento puedes dar las gracias, mover tu cuerpo un poco para salir de la relajación y dormir, si es que lo harás en las noches. Esfuérzate pero no te frustres, es obvio y natural que no recordaras exactamente todo, ni con lujo de detalles, no somos maquinas, por ello no entres en frustración por no recordar todo exacto como lo viviste, es la intención lo que atraerá tus recuerdos de otras vidas, la idea es que dures por lo menos de 15 a 20 minutos diarios recorriendo tu historia hacia atrás, en cada sesión diaria repetirás la misma rutina, recuerda y comienza a recordar hacia el pasado como si lo estuvieras halando hasta tu presente.

    Te preguntaras; ¿cuánto tardara en suceder? podrías en la misma noche o en la misma semana recibir lo que estás buscando, o podrías tardar más, tardara lo que deba tardar, tampoco te frustres por esto, hazlo con calma y sin desesperarte, ojalá pudieras hacerlo sin pensar en el resultado final, solo en hacer una rutina diaria, debes saber también que el exceso de intencionalidad bloquea los propósitos.



    No pierdas la fe y sigue constantemente halando tus recuerdos hacia el tiempo presente. Lo que vivirás se verá tan real como la vida diaria misma, se humilde en tu propósito y ten fe, “donde hay fe no hay afanes”, tampoco te preocupes si sientes miedo; los señores de los registros akhasicos son muy sabios y no permitirán que alguien que no lo soporte, que no esté preparado o que no deba; consulte sus registros de vidas anteriores.



    Recuerda; las casualidades no existen, las causalidades sí, todo tiene una causa y si tienes este libro en tus manos y estás leyendo esta información, es porque posiblemente ya sea este el momento de descubrir este misterio.

    Los maestros espirituales y los señores de los registros Akashicos saben el tiempo perfecto para el conocer de las cosas.



    Son muchas las personas que hoy en día acuden a estas técnicas de interiorización, ya que con estos métodos se logran descubrir razones de algún conflicto espiritual, que estén sin resolver en el presente, y que se están manifestando en nosotros de alguna manera externa; desde enfermedades, miedos, fobias, hasta actitudes erróneas, que por desconocer su procedencia, no se logran curar con métodos tradicionales, y que se hacen inexplicables a simple vista, todas estas se pueden resolver y curar viajando hasta el interior de nuestro ser con estas técnicas, tocando estos nervios ocultos en nuestro interior y con la ayuda de nuestro sistema de auto sanación espiritual; podrían ser curadas, aclaradas, encontrar nuevos recursos para enfrentarlas o para que definitivamente de una manera efectiva y automática desaparezcan.



    FIN





    Se terminó de escribir en Medellín el 14 de enero de 2019

    1ª edición impresa en Litografía “Eterna primavera” el 21 de Enero de 2019.



    Carlos A. Restrepo M.

    Carlos_remo7@hotmail.com





    “Los grandes misterios están protegidos por la incredulidad de la gente”.





    (Eclesiastés 3) "Hay un tiempo para todo".



    Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

    Un tiempo para nacer y un tiempo para morir;

    Un tiempo para plantar y un tiempo para cosechar;

    Un tiempo para matar y un tiempo para sanar;

    Un tiempo para destruir y un tiempo para construir;

    Un tiempo para llorar y un tiempo para reír;

    Un tiempo para estar de luto y un tiempo para saltar de gusto;

    Un tiempo para esparcir piedras y un tiempo para recogerlas;

    Un tiempo para abrazarse y un tiempo para despedirse;

    Un tiempo para intentar y un tiempo para desistir;

    Un tiempo para guardar y un tiempo para desechar;

    Un tiempo para rasgar y un tiempo para coser;

    Un tiempo para callar y un tiempo para hablar;

    Un tiempo para amar y un tiempo para odiar;

    Un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz.


    CARTA A BOLIVAR
    GENERAL JOSE MARIA CORDOVA MUÑOZ.

    Medellín, septiembre 21 de 1829.


    Excelentísimo señor Libertador Simón Bolívar.

    Yo he creído, señor excelentísimo, que en estas circunstancias no podía permanecer más tiempo espectador tranquilo del oprobio de mi patria, sin traicionar mis juramentos y faltar vergonzosamente a mi deber. Todos hemos jurado sostener la libertad de la República, bajo un gobierno popular, representativo, alternativo y electivo, cuyos magistrados deben ser todos responsables: y sin renunciar al honor, no podríamos prestar nuestra aquiescencia a la continuación de un gobierno absoluto, ni al establecimiento de una monarquía, sea cual fuere el nombre de su monarca. Por lo que cediendo a los gritos de mi deber, y a los clamores de estos pueblos que ardiendo en amor a la libertad, me llamaban con ansia, para que puesto a su cabeza, los conduzca por el camino de la ley: he venido a esta provincia en donde el pueblo, invocando la libertad y desconociendo al Gobierno de Vuestra Excelencia. Como nulo y adquirido únicamente por la fuerza, se ha proclamado la Constitución de Cúcuta. Yo he jurado con todo este pueblo sostenerla, y morir antes que sufrir la tiranía en Colombia.



    Cuando, obedeciendo a las órdenes imperiosas de mi honor he abrazado la resolución que acabo de manifestar a Vuestra Excelencia; yo me he hallado en la situación más amarga; la estimación, el afecto y los particulares favores que Vuestra Excelencia. Me ha dispensado siempre; el respeto y ese sincero amor que me anima hacia la persona de Vuestra Excelencia, han combatido fuertemente en mi pecho.



    Mas, ¿qué sentimiento habrá que no calle a la voz del patriotismo que habla a un corazón inflamado por el fuego santo de la libertad? Bruto en el Senado, condenando a sus dos hijos, por salvar la libertad de Roma puede ofrecer a Vuestra Excelencia, una imagen de la que mi espíritu ha sufrido al empujar la espada para contener la marcha con que Vuestra Excelencia. Se apresura a encadenar mi patria.



    Yo parto al Cauca, en donde aquellos pueblos, hostigados de un gobierno absoluto y penetrados de amor por la libertad, me esperan ansiosos para sacudir el yugo. Todos mis proyectos se encaminan a que se establezca el orden constitucional. No es mi ánimo atacar a Vuestra Excelencia; pero si se pretende obligar por la fuerza a estos pueblos a volver al yugo de un gobierno arbitrario, que acaban de romper, yo sostendré su libertad hasta con la última gota de mi sangre, aunque me sea muy doloroso dirigir las armas contra Vuestra Excelencia.



    Dígnese Vuestra Excelencia aceptar los sentimientos de mi estimación y sincero afecto.



    General José María Córdoba Muñoz.

    (08 de septiembre 1799 - 17 de octubre 1829)

    Comandancia en jefe del ejército de la Libertad.

    Editado 2 veces. Última edición: 2019-06-19 18:23:09



    Avatar kaosandes
    kaosandes
    Mensajes: 1
    Registrado: Jun 19, 2019
    Última visita: Jun 19, 2019



  2. #2 Publicado: Sábado 13 de Julio, 2019 02:35

    Hola. Me lo lei todo.
    Es muy interesante la historia.
    Y si de las reencarnaciones, aveces puedes, verlas pero lleva un largo tiempo atar los hilos y poder entender porque las cosas pasan como pasan en la vida.
    Es como si hubiese un hilo. Una trama. .
    Como un libro que busca un desenlace que no podemos dilucidar aun porque no esta escrito.

    Tal cual como lo comentas son asi las regresiones. Y por eso me gustó tu historia.

    Tambien agradezco. Y es muy bueno que pisieces al final la tecnica que se usa para regresiones.
    Yo no realizaré mas regresiones ( creo)
    Pero me gusto lo del lago en calma permite que la piedra que en el se arroje muestre las ondas sobre la superficie. ( intentare usarlo para meditacion y focalización de mis pensamientos)

    Muchas gracias por escribir.
    Pues talvez fueces jose maria cordoba.
    Pero entenderas, que hoy eso ya no importa.
    Mirar al pasado para entender el presente, nada mas y gracias a eso poder dejarlo atras y mirar al futuro con mas firmeza.

    Obiamente, no es lo mismo la vida de una persona que sabe quien fue, quien es y quien podria ser.
    Que la de una persona sin poder mirar a sus pies donde pisan.

    Te felicito por lograr la regresión y por tu osadía de corroborarla.
    ......
    A estas alturas entenderas de la falacea del cielo eterno para los buenitos a lo largo de una vida.
    Cuando logras descubrir una punta del obillo, pues talvez te pique saber que mas es o no es cierto.

    De misma forma podras ver el resto.



    Avatar Dragon-
    Dragon-
    Mensajes: 678
    Registrado: Mar 20, 2012
    Última visita: Oct 19, 2019



  3. #3 Publicado: Viernes 30 de Agosto, 2019 04:33

    kaosandes tú eres Carlos Restrepo?? quien escribió este articulo??



    Avatar saargra
    saargra
    Mensajes: 1241
    Registrado: Nov 30, 1999
    Última visita: Sep 24, 2019



Anuncios

Página 1 de 1. Total : 3 Mensajes.


Este tema está: Abierto |

Cambiar a: 

Buscar en el foro
Mostrar resultados por:

tracker



© MCMXCIX - MMXIX MiSabueso.com — Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta página por cualquier método.
Cualquier uso que se haga de este sitio web constituye aceptación de los Términos del Servicio y Política de Privacidad que operan sobre todos los visitantes y/o usuarios.

Contacto