MiSabueso » Foro » Gente » Tus Secretos » Me gusta mi amiga, y soy una chica....

Me gusta mi amiga, y soy una chica.

Página 35 de 35. Total : 868 Mensajes.

  1. CAMI...

    #851 Publicado: Lunes 9 de Octubre, 2017 03:54

    Holaa chica soy cami,gracias por tomar tu tiempo para leer la historia..es muy graciosa te hara reir estoy segura ,y genial me gustaria subir el primer capitulo, pero nc esperare un pok mas hasta que mas chicas lo lean y me dejen sus comentarios, esas chicas que mencione por lo general eran muy activas en el foro, S.S Y CR niñas que dan consejos estupendos en esta pagina,pero ahora estan desaparecidas jaj ya se reportaran, y bueno esta CLOVER, y yo siempre charlabamos nos dabamos consejos nos volvimos amigas por asi decirlo, y bueno espero aque mas niñas se sumen. por cierto el nombre de mi primera lectora cual es?..



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  2. CAMI...

    #852 Publicado: Lunes 9 de Octubre, 2017 03:54

    Holaa chica soy cami,gracias por tomar tu tiempo para leer la historia..es muy graciosa te hara reir estoy segura ,y genial me gustaria subir el primer capitulo, pero nc esperare un pok mas hasta que mas chicas lo lean y me dejen sus comentarios, esas chicas que mencione por lo general eran muy activas en el foro, S.S Y CR niñas que dan consejos estupendos en esta pagina,pero ahora estan desaparecidas jaj ya se reportaran, y bueno esta CLOVER, y yo siempre charlabamos nos dabamos consejos nos volvimos amigas por asi decirlo, y bueno espero aque mas niñas se sumen. por cierto el nombre de mi primera lectora cual es?..



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  3. CAMI...

    #853 Publicado: Jueves 12 de Octubre, 2017 01:50

    CAPITULO: 1 EL DE PORQUE ESTA OBSESIONADA…

    Mila pudo escudriñar a gusto a la muchacha desde la lejanía mientras hacía grandes esfuerzos para que no se le cayese la baba y no parecer una lesbiana pervertida. Sus largas y tonificadas piernas, su cinturita de avispa, aquellos pechos que se atisbaban a través del pronunciado escote de su camisa blanca cuyas mangas había remangado hasta los codos, su sonrisa coqueta con una chispa de picardía, la larga melena azabache que le caía con ondas hasta su espalda y, finalmente, esos ojos verdes que por la luz del sol parecían un par de hermosas esmeraldas. Sí, desde luego esa mujer era toda una belleza. ”¿En qué estás pensando, CAMILA CABELLO?”, se dijo sacudiendo la cabeza para volver al mundo real, “es una mujer, y desde luego no es Leonella”. El sonido de la puerta al abrirse la sacó de su ensimismamiento y avanzó con ritmo veloz hasta su ostentoso coche.

    - La nueva vecina está como un tren – oyó decir a Damian, que estaba hablando con Nicolas, cuando estaba arrancando el Audi-. Cómo me encantaría tenerla así – hizo un gesto a nivel de la cintura bastante obsceno y grotesco mientras se reía -. Le iba a dar yo la bienvenida al vecindario.
    - Ni te esfuerces, jardinerucho de cuarta, está muy lejos de tu alcance – comentó mila con arrogancia, con la ventanilla bajada mientras salía con cuidado para no tener un accidente en la puerta de su casa.

    No era que le hubiese molestado que dirigiese esas vulgaridades sobre la nueva vecina en concreto, pero le resultaba repugnante que el servicio, gente de clase baja, se atreviese a proferir obscenidades refiriéndose a gente superior a ellos.


    Hacía por lo menos una semana que no había ido a la consulta de leonella. ¿La razón? Era obvio, ella le había pedido que se buscase otro psicólogo. Pero eso no importaba en ese momento, ese iba a ser el último intento desesperado por recuperarla (o eso decía siempre). Sentía que la chica la seguía amando, sabía que la seguía amando, pero le había hecho mucho daño, de eso era perfectamente consciente.Nella tenía que perdonarla, ¿dónde había quedado aquello de que el amor lo puede todo? No podía estar con aranza, era una maldita lesbiana demasiado(masculina) vamos una simple policía,era muy poco para ella, le faltaba un camión, y el suyo era un camión de bomberos, con la sirena, la escalerita extensible y todo. Mila no, ella era muy femenina,al igual que la psicóloga, esta la miraba en ese momento sentada como siempre, en su butaca con ese aire intelectual y tranquilo que la caracterizaba. Estuvieron así, en silencio, durante unos minutos hasta que por fin una de ellas se decidió a hablar.

    - Creí haberte dicho que no quería volver a verte – dijo leonella, que acto seguido soltó un profundo suspiro de resignación que resonó por toda la sala -. Y menos tan temprano.
    - No voy a dejar de intentarlo, mi amor, y lo sabes –mila se acercó a la posición de la psicóloga y se arrodilló enfrente de ella. Acto seguido, la tomó de las manos y la miró directamente a sus ojos azules -. Sé que me sigues amando, lo sé, me lo dice tu mirada, tus palabras, incluso cuando me das calabazas y me pides que te deje en paz puedo percibir lo que sigues sintiendo por mí.

    Leonella se libró de las manos de la castaña con un gesto que casi resultó brusco. Se levantó y se alejó unos pasos de ella, acercándose a una de las pequeñas ventanas con marco de aluminio que proporcionaban luz natural a la consulta. Observó un rato el tráfico de las calles pensando en qué podía decirle a la chica para que la olvidase de una vez, porque ella iba a casarse con Aranza, que había resultado ser el amor de su vida, pero la obsesiva insistencia de mila estaba empezando a desgastar su relación. Tenían cada vez más peleas, y siempre por lo mismo, así que iba a cortar esta cadena de persecución en la que se había visto envuelta. Se giró para mirar a la castaña, que se había sentado en su sillón de terapeuta y tenía la cabeza enterrada entre las manos. Sí, una vez la quiso y mucho, pero su desprecio hacia su sexualidad y la vergüenza que demostraba sentir por su relación habían conseguido que el amor que sentía por aquella personita alocada se convirtiese en desesperación por librarse de esa chica irritante y cerrada de mente que había resultado ser.

    Camila, tienes un problema – dijo con un tono serio que trató que resultase lo más profesional e imparcial posible -. Creo que deberías hablar de esta obsesión malsana con otro profesional, sinceramente.
    - No estoy obsesionada,Nella– respondió escandalizada y se acercó hacia ella intentando tomarla de nuevo de las manos, pero ante sus evasivas desistió -. ¿Es que no puedes ver cuánto te amo?
    - No dudo que me amases hace tiempo, pero ahora ya no lo haces. Siete meses, siete largos meses tardaste en hablar conmigo después de que lo dejásemos, pero de repente te enteras de que me voy a casar con Aranza y recuerdas que me amas locamente.
    - Mi amor…
    - ¡Nada de “mi amor”,Mila! Estás enfadada porque ella es mejor para mí de lo que tú nunca lo fuiste, y solo quieres estar conmigo porque si te acepto tú serías ante tu propio juez interior “mejor” que Aranza, pero no me amas, no lo repitas más.

    Se hizo un denso silencio solamente interrumpido por el amortiguado sonido del tráfico y las respiraciones de las chicas, agitadas por la tristeza y la desesperación que ambas estaban sintiendo por causas totalmente opuestas. Mila se preguntaba si era posible, si podía volver a estar confundiendo sus sentimientos. Era muy cierto que no podía ni ver a la “policia” de Aranza, como ella la llamaba, pero eso no quería decir que por ello sintiese esa necesidad de estar con la psicóloga. Ella ya era muy superior a la policía esa, sus posesiones y la posición de su familia lo avalaban. Pero lo que sí era cierto es que solo sentía esa necesidad en sí misma, es decir, ya no pensaba en ella a todas horas ni anhelaba el roce de su piel tanto que tenía que llamarla a horas intempestivas de la noche para encontrarse en un hotel (porque por supuesto no iba a llevarla a su casa, lugar sagrado perteneciente a su familia), simplemente quería que volviese a ser suya, su posesión. Entonces… ¿ya no era lesbiana?, ¿o sí? Que supuestamente ya no amase a leonella no significaba que no lo fuese… Por hombres no se había sentido atraída, al menos no significativamente, y por mujeres… ¡No!, esa era su oportunidad de escapar de ese círculo de vicio antinatural y pecaminoso en el que había entrado y que la había confundido durante más de un año. Era su oportunidad para volver al redil y sentir la atracción natural hacia los hombres, como siempre debió ser.

    - No quiero que vuelvas por aquí a acosarme, Camila – le advirtió la psicóloga -. Si lo haces organizaré un escándalo que no te conviene para nada.

    Abrió la puerta para invitar a la castaña a irse. y cuando por fin esta hubo salido cerró con un portazo que hizo que mila tuviese los oídos doloridos durante unos minutos y que la secretaria se girase asustada para mirarla.


    Volvió a la mansión a eso de las 12:00 h. Por curiosidad, miró a la izquierda antes de entrar en su propiedad. El camión de la mudanza y el Fiat negro habían desaparecido. Al entrar a la casa pasó primero por la cocina y ordenó que le preparasen un sándwich vegetal como a ella le gustaba. En realidad era un sándwich de lechuga, sin nada más porque aún no era la hora de la comida. Aunque Alana le había echado muchas veces la bronca por no comer lo suficiente,mila siempre le respondía “para tener un cuerpo escultural como el mío tienes que dejar de comer cosas que chorreen grasa, apúntatelo en algún lado”. Y era cierto que no se podía encontrar ni un gramo de grasa de más en el vientre plano de la castaña o en sus caderas, ni siquiera en sus perfectos y estilizados muslos. Una dieta baja en grasas y un horario estricto de ejercicios le habían otorgado un cuerpo perfecto, pero había que mantenerlo a diario. Lo cierto era que la maravillosa lotería genética que le había dado unos atractivos rasgos no había hecho lo mismo con su metabolismo, que era más lento que un caracol y le causaba una enorme tendencia a engordar.Mila recordó con una mueca de desagrado su más tierna infancia. Era la “niña bola”, o así la llamaban todos sus compañeros.

    Una vez terminado el almuerzo decidió relajarse un poco viendo la televisión. Estaba triste y confusa, y una horita de programación banal e insulsa era lo que le hacía falta para desconectar del horrible mundo en el que vivía. Eso sí, después iría derechita a hacer unos abdominales y unas cuantas sentadillas. Avanzó por el pasillo hasta llegar a una gran sala blanca amueblada con una mesa de cristal larguísima con sus correspondientes sillas a juego y decorada con varios cuadros de arte moderno que no entendía, que estaba conectada con el gran salón donde la esperaban su televisión de plasma de 150 pulgadas y los cómodos sofás de cuero negro. Iba a hacer el vago como nunca en su vida, y eso que no trabajaba, o eso creía ella. Tenían visita.

    - ¡Oh, MILA! ¿Dónde te habías metido? No te he visto en todo el día – la regañó Alana desde su ansiado sofá -. Te presento a nuestra nueva vecina, Lauren Jauregui.

    Sí, Alana siempre adoptaba ese exagerado papel de mamá. Miró hacia donde señalaba su hermana y volvió a quedarse pasmada con esos ojos verdes como un par de esmeraldas. La morena se había cambiado de ropa, en ese momento llevaba puesto una camisa holgada de manca corta y unos pantalones vaqueros negros. Además, se había recogido el denso flequillo hacia atrás con un par de horquillas negras que se camuflaban entre sus cabellos confiriéndole, así, más luz a su hermoso rostro.Lauren se levantó y Mila, que a pesar de quedar encandilada por la belleza de la joven estaba muy harta de su confusa sexualidad ese día, se limitó a saludarla con un ligero apretón de manos y, viendo que le iba a ser imposible relajarse viendo la televisión, se dejó caer sobre la presidencial butaca que había pertenecido a su padre.

    - ¡CAMILAA! – la reprendió de nuevo su hermana.
    - ¿Qué? – mila frunció el ceño sin saber qué había hecho mal.
    - Es lauren jauregui– insistió Al, pero su hermana menor puso la misma cara que cuando intentaba resolver un problema con integrales en el bachillerato -. Te he hablado mil veces de ella, es la distinguida ginecóloga que hemos contratado para que ocupe el puesto del doctor Wuilliams ahora que se jubila.

    Alana, al ser la hermana mayor, se hacía cargo de todas las empresas que sus padres les habían dejado al morir, pero también poseía la carrera de medicina, por lo que había fundado a sus 22 años una clínica en honor a sus padres que se había ganado gran renombre a nivel internacional. Allí trabajaban los mejores médicos de todo Estados Unidos, de eso se podía estar seguro.

    - Es una eminencia reconocida a nivel mundial – prosiguió intentando que su hermana quitase esa cara de aburrimiento.
    - Para Alana, o vas a hacer que me ruborice – dijo lauren con una sonrisa tímida en el rostro.

    En ese preciso instante mila pensó que se le iba a caer la mandíbula al suelo, por lo que apretó los dientes y se levantó de su asiento con bastante esfuerzo… Rayozz!! es mejor huir vamos mila tu puedes..!! se decía ella misma...

    - Genial, yo me voy a hacer mis ejercicios – comentó avanzando rápido.. hacia las escaleras que la llevarían a su cuarto, un placer señorita Jauregui



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  4. #854 Publicado: Sábado 14 de Octubre, 2017 20:28

    Esta entretenida tu historia, a mi en la vida real el tipo de personalidad de la protagonista tan pedante las detesto, espero no te describas a ti 😂. Por cierto hay una página donde te puedes crear un usuario y subirlas, donde ves hasta el número de visitas que tienes y los comentarios, creo que la conoces es Wattpad. Y si eres de Valencia, como me dijiste hace tiempo, por qué no me das tu fb?



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  5. S.S

    #855 Publicado: Martes 24 de Octubre, 2017 00:02

    Siento haberme perdido tanto tiempo. Tuve muchos problemas con mi libro Messenja-Saki, y mis trabajos. Tus historias eran lindas, yo soy apenas una escritora novata y no he leído muchos libros, así que creo que no puedo decir bien si es realmente buena. Pero me gusto mucho, a propósito, la historia de mi libro también es de chicas y tiene mucho romance.



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  6. #856 Publicado: Jueves 2 de Noviembre, 2017 00:37

    HOlaa..gracias por tomerte el tiempo de leer la historia..y jaja para nada se parece ami ese personaje nada que ver yo soy muy humilde,hermosa inteligenta jaj nada pedante, y sabes si conozco esa pagina eh leido varias historias muy buenas,que digo buenas maravillosas, y bueno es la primera vez que subo una historia lo hice aqui primero para que las chicas la leean y me digan que opinan..por cierto cual es tu nombre? y si soy valenciana..gracias por leer saludos..



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  7. CAMI...

    #857 Publicado: Jueves 2 de Noviembre, 2017 00:40

    S.S.. QUE MILAGRO APARESISTEEE...JAJA lo sabia siempre volvemos aqui,gracias por leer la historia,y me encantaria leer tu libro me avisas no cuando lo termines,vamos no te desaparezcas tanto s.s saludos y besos..



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  8. CAMI...

    #858 Publicado: Jueves 2 de Noviembre, 2017 00:43

    CAPITULO: 2 EL DE PORQUE ES UNA IRRESPONSABLE…

    Una semana había pasado desde que había salido de la consulta de la psicóloga. Bueno, una semana, seis horas y cuarenta y tres,… segundos. Sí, llevaba la cuenta. La mente de Mila era en ese momento una mezcla desordenada y homogénea de sentimientos encontrados. ¿De verdad estaba obsesionada? Leonella lo había significado todo para ella, o al menos eso había pensado, porque a dos semanas de la boda de la psicóloga ella solo podía pensar en que si la policía camionera llevaría un traje?. ¿cómo iban a hacerlo? ¿Sería una de esas bodas cutres en las que ambas llevarían vestido o ambas llevarían traje? Precisamente por eso las mujeres no deberían poder casarse, o eso era lo que pensaba ella. No tenía ninguno sentido. A ver, cuando el cura/juez/lo que fuese que utilizasen para oficiar la ceremonia dijese “ya puede besar a la novia”, ¿a cuál de ellas se referiría? Aunque en este caso Obviamente debía ser a nella, porque la otra de “novia” tenía más bien poco. Si hubiese dicho “camionera” sería otra cosa, pero “novia”, no, imposible. Igualmente no lo sabría, pues, como es evidente, no estaba invitada a la ceremonia...
    Mila había dedicado aquella soleada mañana de junio a recoger en una caja todo lo que le recordaba a la psicóloga, y se había sorprendido al descubrir que apenas había media docena de cosas: la camiseta que se puso la primera vez que hicieron el amor, el CD favorito de Leonella, la tarjeta de su consulta, la entrada de la primera y única película que fueron a ver pues aunque la sala era oscura eso era demasiado público como para estar saliendo con ella todos los días, la única foto que se habían tomado juntas y el lazo que había envuelto el regalo de cumpleaños que le había hecho la psicóloga: un osito de peluche con un corazón que decía “TE QUIERO” al apretarle la barriguita y un folleto para una casita rural en el extrarradio en la que pasaron dos hermosos días fuera de la vista de la sociedad. Si lo pensaba con detenimiento, Mila se había portado realmente mal con su ex novia; no solo la había amargado con sus comentarios acerca de la homosexualidad, sino que también había arruinado todos sus planes para que no la viesen con ella en ningún lado. Ni siquiera recordaba haber ido nunca con ella a tomar un café.

    -Es perfectamente comprensible que me odie – suspiró con resignación mientras metía la caja en el armario, un lugar que le había parecido más que conveniente.

    Después de hacer su rutina de ejercicios diaria, mila se metió a la ducha y en ese mismo instante empezó a sonar su móvil. Cómo no. Cerró el grifo y, maldiciendo entre dientes, se enrolló en una toalla para cruzar su cuarto hasta llegar al dichoso aparato sin mojar demasiado el suelo. Lo trasladó hasta el baño, dejándolo encima del lavabo, descolgó el teléfono y lo puso en modo altavoz con el mayor volumen posible para después volver a la ducha y abrir el grifo.

    - ¡¡¡¡¡MILAAA!!!!! – gritó una muchacha desde el otro lado de la línea -. ¡Esta noche fiesta!
    - Me estoy duchando, Criss– le respondió sin muchas ganas de juerga -. ¿Se celebra algo?
    - ¿Cómo que si se celebra algo? – preguntó indignada su amiga -. ¿Hace falta que se celebre algo para irnos de fiesta todas nosotras?
    - No, la verdad es que no – respondió enjabonándose el pelo.
    - Vamos, mila, no todos los días puede reunirse todo el grupo…

    Mila comenzó a aclararse el jabón con cuidado de que no le entrase en los ojos. Lo cierto es que hacía mucho tiempo que no veía a sus amigos. Ellos eran la élite de America, y no lo decía ella, sino todas las revistas. Todos eran hijos de gente importante, Cristina(criss), Tatiana (Tati), Samantha y Anastasia (Nasti); y por supuesto, el que no podía faltar, el hermano mellizo de Nasti, Alexey.
    - … y vamos a buscar a unos chicos que nos hagan ver las estrellas – oyó concluir a su amiga cuando se lió con una toalla.

    Bien pensado, aquello podría tener su lado práctico. Por un lado podría olvidarse de todos sus problemas durante un tiempo, y por otro podría comprobar si definitivamente le gustaban los hombres o no. Era curioso, pero siempre se había conformado con el sexo con los hombres y la idea del sexo con ellos , hasta que lo había hecho con Leonella. Ese día descubrió lo que es realmente hacer el amor… en toda la extensión de la palabra, ese dia su mundo se había vuelto patas arriba.

    - De acuerdo – contestó mientras se secaba el pelo con la toalla -. ¿A qué hora?

    Era ya media noche cuando “la familia real” y Mila aparecieron por la discoteca más famosa de todo estados unidos. La gente les abría paso con respeto para que pudiesen acceder al lugar, anonadados con el halo de seguridad y suficiencia que destilaba cada uno de ellos.Mila Se había puesto un vestidito negro brillante de finos tirantes que llegaba hasta la mitad de los muslos y con un escote palabra de honor que se ajustaba perfectamente a sus voluptuosas curvas dejando ver las sensuales pequitas que poblaban sus hombros, y lo había combinado con un brazalete plateado regalo de su hermana, un collar de finas cadenas y unos zapatos de tacón negros. Estaba despampanante, lista para la caza, y los demás lo habían notado.
    Se sentaron en uno de los sofás cercanos a la pista de baile y Alexey fue a por las bebidas. Esperaron unos segundos charlando animadamente del ambiente del lugar hasta que vieron aparecer al muchacho de pelo castaño y rizado apareciendo junto al barman, que dejó encima de una mesita de madera negra una botella enorme de vodka y seis vasos de chupito para después retirarse.

    -¿Y esto? – preguntó Nasti con el ceño fruncido.
    - Para que no tengamos que ir constantemente a la barra para pedir más copas – rió su hermano y empezó a servir el vodka.

    Mila intentaba participar activamente en la conversación ocultando todo lo que podía acerca de su vida y, al mismo tiempo, buscaba entre la multitud a aquel que sería su presa aquella noche. Estaba empezando a sentirse un poco contenta cuando reconoció a alguien entre el tumulto de gente. NO PUEDE SER..Ahí estaba ella, con un vestido rojo algo ajustado que dejaba entrever sus perfectos senos y unos tacones altos del mismo color que reafirmaban sus tersos muslos. Mila pudo observar que se había alisado el cabello completamente dejándolo con algo de volumen . Además, había resaltado con lápiz negro esos hermosos ojos verdes que atrapaban continuamente, la mirada de la castaña, pudo haberse equivocado? Ella pensaba que era la única diosa aquí, en la tierra y ahora no estaba del todo segura. Era Lauren Jauregui …mila había oído a su hermana decir que tenía incluso un año menos que ella, pero que era más madura, más responsable y bla, bla, bla… La morena estaba bailando junto a sus amigos una canción muy animada De cualquier forma, le estaban entrando unas ganas atroces de ir a bailar.

    - Chicos, ¿están ya lo suficientemente borrachos? – les preguntó y los demás asintieron.

    Su grupo ocupó el centro de la pista de baile, casualmente justo al lado de los amigos de la morena, pero antes de seguirlos necesitaría un poco más de líquido que la inhibiese. Cogió la botella de vodka por el cuello y se terminó el resto de su contenido que, a decir verdad, era un cuarto de la botella. Genial, ahora iba a tener un problema con la bebida. Se limpió el resto de líquido que había quedado en sus labios con la yema de los dedos y se lanzó hacia la pista mucho más contenta. Empezó a bailar animadamente junto a sus amigos, y pronto empezaron a acercársele “moscones”. Los chicos se aglomeraban alrededor de las muchachas, bailando pegaditos a ellas mientras los focos de la discoteca empezaban a hacer su trabajo y convertían la escena discotequera en una noche de desenfreno. En cierto momento, y a pesar de las parpadeantes luces que la hacían marearse y ver su alrededor en fotogramas, mila pudo observar cómo lauren la miraba. Sí, la había visto y la estaba mirando de una forma que no supo o no quiso entender. Pero Noo, ella No estaba ahí para lanzarse miraditas con mujeres, nooo estaba ahí para tener sexo con algún hombre que la hiciese volver a su acera.
    El alcohol, la atmósfera y la persistente mirada provocadora ,de la que ella ya considerada La Diosa Humana, estaban haciendo su efecto en mila, y comenzaba a sentir como su cuerpo se estaba calentando. Quiso ponerse de espaldas a ella, pero seguía sintiendo su mirada clavada en su nuca, y eso la excitaba más. Necesitaba hacer algo y no lo pensó, simplemente agarró a uno de los moscones por el cuello de la camisa y lo arrastró hacia el baño que afortunadamente, estaba desocupado. Se encerraron en uno de los cubículos y el muchacho, de unos veinte años, comenzó a besarla. Se notaba que el muchacho se esforzaba en cuanto a la técnica, rozando su lengua con la de ella pasionalmente, pero milaa no sentía nada,nada.. era más todo eso la estaba empezando a hacer sentir incómoda y muy frustrada. Pero no había por qué alarmarse quizá el muchacho simplemente no era un buen besador. Faltaba la prueba definitiva. Empezó a desabrochar el cinturón del muchacho mientras éste la besaba con ahínco en el cuello, bajó su bragueta y el joven la empujó contra una de las paredes. Mila enroscó sus piernas alrededor de su cintura y el chico, tras sacar algo de un bolsillo terminó de bajarse los pantalones.

    - Espera, espera – dijo con voz entrecortada mientras abría el paquetito del preservativo con los dientes -.Joder, como quema. Eso me pasa por bailar al lado de los focos.

    Sí, ya casi se le había olvidado. El condón, ese magnífico amigo de látex. ¿Hacía cuanto que no había visto uno? ¿Un año, un año y medio? Sí, eso no sonaba muy heterosexual, pero ella no era lesbiana al menos no quería admitirlo. El muchacho terminó de colocarse con cuidado el condón en el erecto miembro y recolocó a Camila a su gusto contra la pared del cubículo. Fueron dos segundos, de reloj, dos segundos en los que mila por fin vio la realidad, dos segundos en los que el muchacho tardó en introducirse dentro de ella y romper el condón. De verdad, la gente necesitaba más educación sexual. ¿Nadie le había dicho que los condones se desgastaban por culpa del calor? Eso lo sabía hasta ella. Le había parecido tan grotesco, poco placentero y antierótico el breve acto que no podía seguir engañándose… O puede que fuera por el alcohol que empezaba a marearla. Bueno, ya lo pensaría por la mañana. El chico se quedó mirando el condón roto e hizo un ademán de continuar con el acto, pero mila lo separó de un empujón, se colocó la ropa interior en su sitio y salió del baño, no sin antes retocarse el pelo con ayuda del espejito que había encima del lavabo.

    Milla no lo podía creer… que tan bajo había llegado, su desesperación por demostrarse a ella misma que no era, que no pertenecia a la homosexualidad, que ella no era lesbiana a allí estaba con asco, dolor ,remordimiento y con lagrimas en los ojos… Abandonó la discoteca antes que sus amigos y tomó un taxi para ir a su casa. Se encontraba realmente mal, como si tuviese una batidora encendida dentro del estómago. “Nunca más, mila, nunca más”, se repetía mientras entraba corriendo en su cuarto y llegaba con el tiempo justo para vomitar dentro del retrete. Si hubiese visto esa escena en tercera persona le habría parecido penosa, penosa y vulgar, como había resultado ser su noche de glamour. se tiró a la cama, quedándose completamente dormida. Esa noche, sus ebrios sueños estuvieron únicamente ocupados por esa mirada verde que la hizo estremecer en la discoteca...
    Levantó pesadamente la cabeza, aún no había amanecido y tenía una resaca horrible. Salió despacito al balcón y oyó como los golpes venían del tejado. observó como el jardinero y el portero estaban sentados en sillas plegables, cada uno con unos prismáticos. Era evidente hacia donde estaban mirando.
    - Son unos malditos pervertidos – les gritó mila enfadada provocando que los empleados se sobresaltasen y que le diese una profunda punzada en las sienes- ¡Señorita Cabello! – gritaron ambos saltando de las sillas y produciéndole mayor dolor de cabeza -. Nosotros estábamos… mirando las estrellas.
    - ¡Callensee, por favor! – gritó mila sintiendo que le explotaría la cabeza… y los ojos al ver que ambos muchachos estaban empalmados. Ambos chicos plegaron las sillas y las utilizaron para taparse -. Solo quiero volver a verlos ,por aquí para que recoján vuestro finiquito, ¡¡fuera de mi casa!!

    Los chicos se pusieron palidos y bajaron corriendo del tejado. Semejante nivel de ordinariez e irrespetuosidad no era normal ni siquiera en aquellos plebeyos. Agarrándose la cabeza para que no se le cayese, mila cogió con asco uno de los prismáticos y los dirigió hacia donde habían mirado aquel par de degenerados. Se observaba la mansión de Lauren Jauregui, muy parecida a la suya, pero ella tenía una gran piscina en el jardín en la cual pudo apreciar dos figuras. Se puso roja cuando distinguió exactamente qué eran. La morena estaba con una muchacha, desnuda, en su piscina, besándose y más cosas que la profundidad del agua no le dejaba distinguir. Su morena piel era bañada dulcemente por los blancos rayos de la luna mientras hacía jadear a una afortunada chica que se agarraba frenéticamente a su espalda. Mila dejó caer los prismáticos y bajó lentamente a su habitación para después enterrar la cabeza debajo de la almohada. NO PODIA SER, ERA ELLA?? SI Lauren Jauregui acaso era lesbiana??.., TAMBIEN?? y eso no podía evitar producirle miedo y al mismo tiempo un sentimiento de felicidad…Pero que rayozz , estaba pasando pareciera que el universo, trataba de confirmarle lo que ella ya sabia, pero que no admitia ella también era lesbiana, lo era ya no tenia dudas...ninguna!!



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  9. Tengo 26 años

    #859 Publicado: Lunes 20 de Noviembre, 2017 01:29

    Hola! Tengo 26 años, trabajo dwsde hace un año aprox con una compañera de trabajo. De unos meses para aca me he sentido atraida..y todo empezo por un sueño que tuve con ella..donde me besaba. Jejeje! Me gusto! Ella es "hetero" tiene su novio ...y yo tambien tengo mi novio. Aveces siento que hay quimica..porque siempre que me mira ..sus ojos se pierden en mi, siento algo cuando me clava su Mirada y luego me la esquiva. Siemore busca tocarme..me toma de la cintura..del brazo..con una excusa. Y cuando me habla y me mira lo hace con un tono diferente.. Sublime...todo me sube y me baja. No somos las mejores amigas ...pero cuanso nos toca hacer turnos juntas ...hay magia. Una vez salimos..ella medijo quw salieramos para tomar algo. Era uns noche de invierno..muy friaa..la estaba esperando y cuando la vi nos saludamos y me tomo del brazo y me dijo" estas helada" ven quw tw voy a calentar.se pego a mi..y yo parecia la novia por la forma en la que me tomo la mano. Mientras hablábamos de la vida..paso la noche..me hablo de su novio...y no paso nada...solo hubo momentos en los quw se me acercaba cara a cara cerca y yo de tonta me alejaba..yo creo que lla buscaba esos momentos para darme un beso....Siento que es como yo..que intenta ser discreta y seca. Aveces es seca ..pero nose...me gusta..me atrae. Nose si realmente yo le guste...pero ella a mi si. Tenfo fantasías con ella..no estoy enamorada ..pero me encanta



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  10. Para Cami

    #860 Publicado: Martes 21 de Noviembre, 2017 10:58

    Estoy esperando un tercer capítulo 😁. Me gustan los detalles, creo que eso hace mejor las historias. PD:también vivo en Valencia



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  11. CAMILA..

    #861 Publicado: Martes 5 de Diciembre, 2017 19:45

    Hola.. a la chica del comentario #859 ..Bueno en mi humilde opinion, pienso que sii definitivamente hay una quimica en ambas, se nota por todos los momentos que relatas, se de eso tambien eh sentido esa especie de quimica y la verdad se siente increible, sientes kmo tu ritmo cardiaco se acelera, cuando esta cerca las miradas los roces valla todo influye..y sabes tampok es necesario que te sientas enamorada solo es atraccion, y si ambas lo buscan en su momento puess no tengas miedo y espera a ver que pasa.. y lo cuentas jaj te dejo mi correo camivik37@gmail.com



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  12. CAMI..

    #862 Publicado: Martes 5 de Diciembre, 2017 19:52

    Hola ...ami lectora favorita jaj que aun nc su nombre por cierto..ya publico el 3er capi esta bueno te gustara, no publico tan seguido por la uni y por tantas ksas pero aca estoy.. bueno te dejo mi correo camivik37@gmail.com y disfruta del capitulo luego me cuentas que te parecio vale? saludos paisana..



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  13. CAMI..

    #863 Publicado: Martes 5 de Diciembre, 2017 20:00

    CAPITULO :3 EL DE PORQUE NO HAY QUE ACOSTARSE CON UN DESCONOCIDO, TE PUEDE CONTAGIAR DE UNA “ETS”…
    Seis días habían pasado desde que había pillado a esos dos depravados espiando a su vecina. Seis días, también habían pasado de aquella noche tan bochornosa, y grotesca. milaa le explicó a su hermana las razones que la habían llevado a despedir a semejantes elementos, y Alana había estado de acuerdo con su decisión, incluso le había dicho que estaba empezando a madurar poco a poco .Mila se levantó esa mañana antes de que la pesada de Martha, su criada, la llamase para desayunar. Fue corriendo al baño y cuando quiso orinar sintió un profundo ardor que hizo que se le saltasen las lágrimas.

    - ¡M.ier.da! – gritó entre dientes.
    - Mila, ¿estás bien? – su hermana, que la había oído gritar apareció en la puerta del baño sin llamar ni nada.
    - Sí, Al, estoy gritando de felicidad – respondió con enfado -. ¡Dios, como arde!
    - Eso no es nada normal, deberías ir al ginecólogo.
    - ¿A qué ginecólogo? El doctor Wuilliams se ha retirado – se levantó del retrete subiéndose los pantaloncitos del pijama con cuidado y se lavó las manos.
    - ¿Cómo que a qué ginecólogo? Pide una cita en la consulta de Lauren, tonta.

    Mila se quedó petrificada mirando a su hermana. Cerró el grifo y se secó las manos antes de levantar el dedo índice acusadoramente.

    - ¿Me estás diciendo que vaya a la consulta de una bollera para que me inspeccione ahí? – preguntó con un tono que rezumaba indignación.
    - Quee?? Como que bollera? No me digas que Lauren ess..lesbiana?? Pues si querida hermana como lo escuchaste..Al se quedo pensativa un rato “Valla a los hombres les debe costar entenderlo” ella estaba sorprendida pero no le dio importancia… Bueno ya mila para con la homofobia, ¿quieres? Lauren es una profesional, no te va a pasar nada – dijo su hermana con un suspiro de decepción.
    - Eso tú no lo sabes – mila se metió en la ducha sintiendo un gran dolor en la zona inguinal.
    - Mila, ella es también mi ginecóloga y mírame – extendió los brazos –. El otro día tuve una consulta con ella y estoy enterita. Venga, que no muerde.

    La castaña se quedó en silencio unos segundos sopesando la posibilidad de aceptar el consejo de su hermana. Desde luego, ir con una infección o lo que fuese que tenía a la consulta de una doctora le incomodaba bastante, pero, aunque quisiese ocultarlo, le daba bastante vergüenza y miedo hablar con Lauren Jauregui... Pero y si tenia algo?? Ese estúpido chico inexperto por cierto, pudo hablerla contagiado con algo nc una ETS…Solo pensar en esa posibilidad la aterraba, pero debía tomar una decisión. Últimamente la había estado observando bastante, y no como una obsesa depravada como Nikolas o Damian, sino que cada vez que salía a la calle a correr no podía evitar echar un vistazo a través de la valla que delimitaba su jardín. Eso del lesbianismo la estaba afectando más de lo que se esperaba. Se secó rápidamente y salió del baño.

    - ¿Para qué vas tú a la ginecóloga? – preguntó con el ceño fruncido mientras se ponía ropa decente.
    - Alex y yo estamos intentando tener un hijo, pero nos está costando un poco.
    - Ya decía yo que escuchaba muchos gemidos por la noche, – sonrió.
    - ¡Mila! – la reprimió su hermana escandalizada.
    - Aunque, bueno, no sé como no lo he sabido antes – comentó mientras bajaban por las escaleras - . Los gemidos eran algo así como: ¡oh, Alex!, ¡oh, sí Alex! ¡Alex!!!
    - ¿Alguien me llama? – preguntó el aludido que acababa de salir de la cocina.
    - Sí, Al te busca – sonrió tras coger una tostada de la bandeja del desayuno y abrir la puerta.
    - ¡Mila! – la volvió a reprender su hermana, que estaba roja como un tomate -. Puede ser algo grave, hazme caso y ve.
    - ¿Por qué te crees que salgo tan temprano? Ánimo, tortolitos – les guiño un ojo y fue directa al garaje.


    Tardó poco más de veinte minutos, tráfico incluido, en llegar a la clínica.Y allí estaba indecisa en entrar o no…pero ya estaba allí respiro profundo y decidio entrar. Solo había una persona esperando para entrar a la consulta en la que ya se podía ver una plaquita en la que ponía: “Dr. LAUREN JAUREGUI – GINECOLOGÍA”. Le pareció algo inaudito que ella, una de las dueñas de la clínica, tuviese que esperar como cualquier otro paciente, pero como no estaba de humor para meterse en líos se limitó a pasar su tarjetita del seguro y esperar su turno. Media hora más tarde, la morena salió con una lista en a mano y pronunció su nombre con el ceño fruncido. Estaba muy guapa,que digo guapa ,preciosa, hermosa!! Además de verse bastante sexy con la bata blanca. Mila se levantó despacio y pasó a la estancia. Estaba cada vez más nerviosa, aunque intentaba desesperadamente ocultarlo lauren le indicó que se sentase en una de las sillas de asiento de cuero que había enfrente de su escritorio y ella tomó asiento.

    - Bueno, señorita Cabello, cuénteme que le pasa – dijo con una cálida sonrisa.
    - Pues mmm… esta mañana me he levantado con una necesidad urgente de orinar y al hacerlo he sentido un intenso ardor – respondió haciendo todo lo posible para no ponerse roja.
    - De acuerdo – se levantó, abrió una cortina y se colocó unos guantes -. Por favor, quítese la ropa y póngase una de esas batas para que le eche un vistazo.

    Vale, eso ya se lo esperaba. Pasó a un pequeño cuarto donde dejó su ropa y se puso esa horrible bata de hospital. Al salir, lauren la estaba esperando sentada en un taburete negro con ruedines enfrente de la mesa ginecológica. Tumbarse en esa posición siempre le había parecido bastante denigrante y vergonzoso, pero hacerlo estando la morena ahí le resultaba prácticamente imposible.

    - Adelante – le indicó la doctora.

    Mila se vio obligada a avanzar y a tumbarse con las piernas apoyadas en los dos brazos de metal que salían de la silla. Lo cierto era que la butaca en sí no era incómoda ni mucho menos, la incomodidad la proporcionaba la persona que iba a revisarte “los bajos” .Lauren levantó parte de la bata para dejar al descubierto la zona que necesitaba explorar.

    - Tienes toda la parte superficial hinchada – la informó mientras acercaba una mesita con herramientas -. ¿Y dices que te duele al orinar? – esperó a que mila asintiese con la cabeza, pues no le salían las palabras -. ¿Sientes dolor en el abdomen o la pelvis?
    - Un poco – consiguió pronunciar.
    - ¿Has tenido relaciones sin protección dentro de un intervalo de siete días?
    - Mmm… más o menos – respondió comenzando a sentirse más incómoda de lo que ya estaba, si eso era posible.
    - ¿Cómo que más o menos?
    - El condón… se rompió al mismo empezar y paramos – finalmente, mila se había puesto roja nuevamente por la vergüenza.
    - Siento decirle, señorita Cabello, que esto tiene todo el aspecto de ser clamidias – la informó con tono frío y profesional -. Es una enfermedad infecciosa de transmisión sexual producida por una bacteria, pero tranquila, es de fácil curación. Aunque debería decirle a su pareja que fuese al médico para recibir el tratamiento.

    Ya, a su pareja. Vamos mila ni siquiera le había preguntado su nombre. Ni en la pista de baile ni mientras estaban juntos en el baño de la discoteca. Pero eso no se lo diría a la morena, no quería que pensase que además de irresponsable era una zorra. Puede que si lo mirabas desde una perspectiva medianamente normal, coger al primer tío que ves en una discoteca mientras estás borracha y cachonda por las miradas que te estaba echando la persona que ahora te estaba mirando los bajos e intentar follártelo en los baños sí que la hacía parecer un poco zorra, bueno aunque tampoco es que le encantase eso de ser lesbiana, era obvio que iba a tener que ocultarse toda su vida y la gente creería que es una solterona, pero eso ya tendría tiempo de pensarlo más adelante .Lauren acercó un aparato parecido a unos prismáticos y orientó la luz hacia la zona que quería observar. Al coger un largo instrumento metálico con forma de pico de pato el temor se reflejó en la cara de mila.

    - Tranquila, esto es un colposcopio y me permitirá obtener imágenes de las paredes vaginales, y esto otro se llama “espéculo” y sirve para abrir las paredes de la vagina y así poder explorar por dentro – la informo de modo bastante poco tranquilizador -. Es necesario por si la infección se encuentra también en zonas más profundas.
    - De… de acuerdo – Mila empezó a sentir que le faltaba el aire y a respirar con más velocidad cuando la doctora ajustó el colposcopio.
    - Vas a notar que está un poco frío, si te duele me avisas, ¿vale? – esperó a que la paciente asintiese y comenzó su labor.

    Aunque lauren no tardó más de cinco minutos en su exploración, a mila se le hizo muy largo. Al menos, al finalizar, la morena le dijo que no había signos de infección más allá de la parte más superficial, lo cual era una buena noticia. Le prescribió una serie de antibióticos y le ordenó abstinencia sexual por una semana (como si eso fuese a ser un problema), tras lo cual le dijo que volviese a verla a la consulta para otra revisión. En otro momento, en otras circunstancias, quizás incluso lo habría interpretado como una insinuación y se hubiese atrevido a responderle con una indirecta sutil, pero que la morena le hubiese recetado antibióticos para curarse una ETS no invitaba precisamente a ningún juego de seducción. Le hubiera encantado percibir al menos una cierta tensión sexual en el ambiente, o alguna mirada indiscreta de la doctora. ¿Qué podía haber más sexual que aquello? Bueno, a excepción del sexo en sí. Definitivamente no había sido una bonita primera toma de contacto, pero solo esperaba que aquello no acabase completamente con sus posibilidades con LAUREN JAREGUI. -



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  14. Hola a todas!

    #864 Publicado: Jueves 7 de Diciembre, 2017 06:45

    Soy nueva en este foro, y la verdad es que sus historias me parecen bastante interesantes. Un saludo a tod@s :)



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  15. CAMI..

    #865 Publicado: Sábado 9 de Diciembre, 2017 05:24

    Holaa bienvenida al foro..y para mi lectora favorita aquie el 4to capitulo me dices si te gusto vale?



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  16. CAMI..

    #866 Publicado: Sábado 9 de Diciembre, 2017 05:27

    CAPITULO: 4 EL DE PORQUE LA RELACION ENTRE UN GINECOLOGO Y SU PACIENTE ES LO MAS SACRADO ...

    Cuando volvió de la consulta de lauren ,paso por la farmacia donde por cierto, había pasado un bochorno enorme, su hermana le preguntó qué le había dicho la doctora. y Por supuesto, se había visto obligada a contárselo. Cierto es que Al le echó la bronca por su irresponsabilidad y que acabaron gritándose, pero podía haber sido peor, podía no habérselo dicho, Al podía haber hablado con lauren y podría haber salido el tema, entonces sí se habría liado la cosa y la castaña, aunque se esforzarse en aparentarlo, no era tonta. El tratamiento era largo, pero al menos habían sido unas simples clamidias cogidas a tiempo y no un herpes o el VIH, eso habría sido horrible. Nota mental: “nunca más acostarse con desconocidos,te pueden contagiar de una Ets...”
    Cuando el nefasto séptimo día llegó mila ya estaba mucho mejor. No le dolía al orinar, ya no tenía la región hinchada… Desde luego esos antibióticos que le había recetado lauren habían hecho maravillas. “Si es tan buena en su trabajo como en otros aspectos, nos vamos a llevar muy pero muy bien”, pensó mila con una sonrisa en los labios… mientras esperaba a que la anterior paciente saliese de la consulta. Le resultaba en cierto modo liberador no tener que pensar en si los comentarios que asaltaban de vez en cuando su cabeza eran un producto de su aburrimiento o si de verdad sentía atracción por las mujeres. Habiendo salido de su confusión, solo un objetivo ocupaba su mente: conquistar a lauren jauregui. La muchacha le gustaba y era lesbiana, además de ser su vecina. Eso era mucho más práctico que ir a un bar de esos de lesbianas y gays en donde la podía ver cualquier persona. Además la morena era ginecóloga, y por lo que había visto tiempo atrás desde su tejado parecía tener muy contentas a sus conquistas, y la pobre mila llevaba sin accion en serio, unos… ¿Cuánto? No tenía ni que preguntárselo: siete meses y medio. Tener sexo cuando quisiese era una de las ventajas de estar casada, pero tuvo que jubilarse el maldito viejo y ser sustituido por Nella. Ella antes vivía feliz en la ignorancia de su verdadera sexualidad, lo había tenido todo: un marido, dinero, un futuro con niños… ¿y qué tenía en ese momento? Nada… bueno, el dinero. Todo por culpa de los malditos homosexuales, y sobre todo a Leonella, que le había despertado su lesbianismo dormido donde quiera que estuviese descansando.
    Se arregló unos mechones de la cabellera castaña justo antes de que lauren apareciese por la puerta despidiendo con un gentil gesto a la paciente, una mujer de unos cincuenta y tanto años a la que seguramente acabaría de llegarle la menopausia. Al sentir la mirada de la castaña en ella, la doctora le hizo un gesto de la cabeza para que entrase en su consulta.

    - ¿Cómo se encuentra, señorita Cabello? – le preguntó mientras abría la puerta del pequeño vestuario.
    - Perfecta – mila sonrió y se metió para cambiarse.

    Al salir expuso una mueca por tener que volver a sentarse en la mesa ginecológica, pero como no le quedaba más remedio no hizo ningún comentario. Volvió a ponerse nerviosa una vez que lauren se enfundó sus guantes dispuesta a hacer su trabajo. A penas cruzaron unas breves palabras. No le gustaba que la morena fuese tan fría, tan profesional, como si ella no le llamase la atención. Por el amor de Dios, lauren era lesbiana y ella era una belleza , ¿por qué narices no se fijaba en ella? Tumbada en la silla con las piernas separadas y mirando al techo,mila frunció el ceño ante ese pensamiento.

    - ¿Le he hecho daño? – preguntó de repente la doctora con un tono preocupado mirándola por encima de sus piernas.
    - No – respondió más frustrada que otra cosa.
    - Si le hago daño en algún momento quiero que me lo digas, es importante – repuso lauren de nuevo con ese tono frío que empezaba a crisparle los nervios a la castaña.
    - No me has hecho daño, en serio, solo estaba pensando…

    lauren cogió entonces unas pinzas muy largas y una especie de bastoncillos metidos en cápsulas para a continuación ajustar la luz y el colposcopio a la zona que estaba examinando.

    - Si no es indiscreción, ¿en qué pensaba? – continuó diciendo mientras seguía con su tarea.

    Sí, aquella era una situación más que extraña para comenzar su primera conversación, pero bien mirado las condiciones en las que se solían ver no es que fuesen de lo más normales para alguien que intenta conquistar a otra persona… y ambas eran chicas… Además, con tal de poder escuchar la sensual voz de la morena, mila habría hablado haciendo el pino en un puente colgante sobre un volcán a punto de erupcionar. Puede que estuviese algo desesperada…

    - Estaba pensando… ¿es usted siempre un témpano de hielo, doctora jauregui? – pregunto mila, y al contrario de lo que se esperaba, la morena esbozó una sonrisa que desembocó en una breve risita.
    - No soy fría, soy profesional – se defendió sin perder la sonrisa mientras tomaba una muestra -. Esto ya está bien, pero para asegurarnos voy a realizar unas pruebas en el laboratorio, que la recepcionista le vuelva a dar cita para dentro de un mes.

    Lena asintió con la cabeza y pasó a cambiarse. Sí, a lauren le era completamente indiferente, y tener clamidias solo empeoraba la situación. Pero no iba a rendirse, eso no iba con los miembros de la familia cabello, ellos eran ganadores, y pensaba conseguir a la morena costase lo que costase. Salió del vestuario terminando de ponerse la camiseta en su sitio y recogió un papel que le extendió la doctora.

    - Por si acaso, no tenga tampoco relaciones en este mes, y recuerde que debe tomar precauciones en sus relaciones futuras, señorita Cabello – dijo con un tono que a la castaña le pareció más una reprimenda -. “Claro lo que me faltaba”…La clínica recibirá pronto el resultado de las pruebas.

    ***
    LAUREN
    Sí, desde luego era una gran belleza, pero era una chica muy extraña… y algo inconsciente y alocada. ¡Además era su paciente! Si había algo que Lauren Jauregui tenía claro en su vida era la separación entre el trabajo y su vida personal, y no podía mostrarse de forma que no fuese profesional ante ninguna paciente, aunque fuese esa vecina castaña que la volvía loca. Aún recordaba cuando la había visto en la discoteca. Estaba preciosa ahí, bailando con sus amigos, con la luz de los focos incidiendo en su hermosa melena castaña mientras se movía al ritmo de la música. Y después se había ido con ese chico al baño. Estaba segura de que había sido ese el desgraciado que le había pasado las clamidias. Cuando los había visto irse le había hervido la sangre, estaba segura de que la castaña le había estado lanzando miraditas durante toda la noche, pero podía haber sido su imaginación. A veces le costaba recordar que la heterosexualidad existía en el mundo.

    - ¿Por qué no vas a pedir sal? – le preguntó su amigo Dimitri mientras cogía aquella tarde un bol con palomitas y se sentaba a su lado en el gran sofá de la nueva casa de Lauren.
    - ¿Cómo voy a hacer eso, Dima? Es una barbie hetero, una barbie hetero que acaba de pasar las clamidias que algún tío le pegó. Además, sé que incluso ha estado casada – respondió mientras cogía un puñado -. Mmm… Qué buenas, están saladas.
    - ¡Ayyy, mi hermosa saltamontes! ¿No has pensado que puede que sea bisexual? Tú misma lo dijiste, te estaba mirando como una depredadora.
    - Las miradas se malinterpretan, tú más que nadie deberías saberlo – respondió lauren mientras se recostaba contra el hombro de su amigo.
    - Eso ha sido un golpe bajo, lo que me pasó con aquel rubio del bar fue completamente distinto – se quejó con una mueca y cogió el mando del DVD -. Y ahora cállate que va a empezar la película.

    ***

    - ¿Qué tal? ¿Te ha violado la malvada ginecóloga homosexual? – preguntó AL con un deje irónico cuando vio a su hermana entrar esa noche por la puerta con paso firme.

    Mila había estado todo el día fuera, no había querido volver a casa. Se había pasado reflexionando toda la tarde, preguntándose por qué la enigmática morena no había sucumbido a sus encantos todavía… además de por el hecho de que acababa de pasar unas clamidias. Su ginecóloga la inquietaba de alguna manera, había algo en la sensación que la producía mirarla que, más allá de una calidez en todo el cuerpo, la impulsaba a besarla, a tocarla, fuera de todo contexto sexual. Eso era algo que nunca le había sucedido, ni siquiera con su ex marido, y la asustaba tanto como el "aura homosexual", como a mila le gustaba llamarlo, que rodeaba a lauren. Algo le decía que, a pesar de todo, tenía altas posibilidades con la morena. No podían ser imaginaciones suyas, la morena le había estado lanzando miradas furtivas durante la fiesta, como invitándola a ir hacia ella. Mila cerró los ojos y se dio varias bofetadas mentales por haberse comportado como una estúpida y, si hubiese ido con ella, en vez de ir directo al chico que le contagió de la m.al.dita ETS en aquel baño. Estaba segura de que había sido un castigo del karma, como todo lo que pasaba en su vida últimamente.

    - Al – Mila iba a responderle: “no, no me ha violado, y ese es el problema”, pero se contuvo …-. La relación entre un ginecólogo y su paciente es lo más sagrado, no la mancilles con semejantes comentarios.

    - Venimos alegres hoy – Al levantó las cejas y fue hacia la sala de estar -. Ya tienen la cena preparada, date prisa o se va a enfriar.

    Mila subió deprisa a su cuarto y dejó el bolso encima de la cama. No iba a rendirse cuando por fin se había curado, ni iba a dejarse doblegar por las dudas que la asaltaban. Lo tenía decidido, no iba a esperar un mes para hablar con lauren, por algo eran vecinas. Iba a utilizar todas sus armas para conquistarla… “ Mmm CREO QUE ME TOCARA IR A PEDIRLE SAL A LA VECINA”…



    Avatar Invitado
    Invitado
    Mensajes: Algunos
    Invitado
    Registrado: Feb 27, 2007
    Última visita: Dic 13, 2017


  17. GRACIAS.

    #867 Publicado: Martes 12 de Diciembre, 2017 23:50

    Hola, mi nombre es Antonio Sandoval, tengo 42 años de edad, quiero contarles un poco de mi loca historia, me enamore hace un tiempo atrás de una hermosa y alocada muchacha, una coleccionista de sueños, comparti tanto con ella que recién empece a creer en el amor, la amaba con la fuerza de un amante entre un millón, pienso que ella también sentía algo lindo por mi, pues muchas veces me lo había demostrado, no se cuando exactamente paso lo mas triste de mi vida, alguien venenoso conocio, que logro separarnos violentamente, mi corazón enamorado quedo hecho cicatrices, por mas que le rogaba ella me miraba con honda tristeza y se retiraba, me di cuenta que algo extraño ocurria, fui a consultar a una bruja, asombrado oía lo que me decía, mis sospechas eran ciertas, el maldito había usado cierto sortilegio para atrapar a mi bella novia, la brujería que habían usado con mi enamorada era muy fuerte, yo aun era algo eceptico, pero me decidi, le pedi ayuda a la bruja Melania, y al pasar de pocos días volvió a mi, diceindome que nose que le había pasado, que la perdonara, al principio la rechace pero luego como antes la ame, hoy en dia somos felices, siempre agradeceré, el ocultismo de la bruja Melania, tu también puedes ser feliz.
    Aquí te dejo su correo con el que yo la contacte parasicologadarla@live.com,
    No dudes en consultar se que te ayudara ati también asi como lo hizo conmigo.



    Avatar LuisAZ
    LuisAZ
    Mensajes: 257
    Registrado: Dic 12, 2017
    Última visita: Dic 13, 2017


  18. GRACIAS.

    #868 Publicado: Martes 12 de Diciembre, 2017 23:58

    Hola, mi nombre es Antonio Sandoval, tengo 42 años de edad, quiero contarles un poco de mi loca historia, me enamore hace un tiempo atrás de una hermosa y alocada muchacha, una coleccionista de sueños, comparti tanto con ella que recién empece a creer en el amor, la amaba con la fuerza de un amante entre un millón, pienso que ella también sentía algo lindo por mi, pues muchas veces me lo había demostrado, no se cuando exactamente paso lo mas triste de mi vida, alguien venenoso conocio, que logro separarnos violentamente, mi corazón enamorado quedo hecho cicatrices, por mas que le rogaba ella me miraba con honda tristeza y se retiraba, me di cuenta que algo extraño ocurria, fui a consultar a una bruja, asombrado oía lo que me decía, mis sospechas eran ciertas, el maldito había usado cierto sortilegio para atrapar a mi bella novia, la brujería que habían usado con mi enamorada era muy fuerte, yo aun era algo eceptico, pero me decidi, le pedi ayuda a la bruja Melania, y al pasar de pocos días volvió a mi, diceindome que nose que le había pasado, que la perdonara, al principio la rechace pero luego como antes la ame, hoy en dia somos felices, siempre agradeceré, el ocultismo de la bruja Melania, tu también puedes ser feliz.
    Aquí te dejo su correo con el que yo la contacte parasicologadarla@live.com,
    No dudes en consultar se que te ayudara ati también asi como lo hizo conmigo.



    Avatar LuisAZ
    LuisAZ
    Mensajes: 257
    Registrado: Dic 12, 2017
    Última visita: Dic 13, 2017


Anuncios

Página 35 de 35. Total : 868 Mensajes.


Este tema está: Abierto |

Responder


Responder




Cambiar a: 

Buscar en el foro
Mostrar resultados por:

tracker



© MCMXCIX - MMXVII MiSabueso.com — Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta página por cualquier método.
Cualquier uso que se haga de este sitio web constituye aceptación de los Términos del Servicio y Política de Privacidad que operan sobre todos los visitantes y/o usuarios.

Contacto